Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La residencia Sanitas de Mojados aplica un programa para que los residentes se sientan como en casa

Sanitas Residencial Valladolid ha sido uno de los primeros centros de mayores en implementar el modelo del programa ‘En mi casa’, que pretende que el traslado del hogar a la residencia no conlleve grandes cambios en el modo de vida de los mayores.

El delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, ha realizado hoy una visita al centro de mayores Sanitas Residencial Valladolid, en Mojados, uno de los dos de la provincia que ya están aplicando el programa ‘En mi casa’, promovido por la Junta de Castilla y León para reducir al máximo los cambios que sufren las personas que dejan el hogar para ingresar en una residencia, así como darles la posibilidad de usar alguno de sus servicios sin abandonar su casa.

 

Pablo Trillo ha destacado la importancia de poner en marcha unidades de convivencia en estos centros y la implantación progresiva de este programa en todos los centros de personas mayores de la Comunidad Autónoma, para ofrecer a las personas mayores una vivienda alternativa que sea “un lugar grato y confortable, lo más parecido a su propio hogar, en el que siga manteniendo el control de su vida, se respeten sus derechos y decisiones y no se interrumpa de forma brusca su modo de vida anterior".

 

En esa misma línea, Javier Gabás, director territorial de Sanitas Residencial, ha resaltado el trato personalizado que se da en sus centros a cada persona para que se sientan como en casa, “teniendo en cuenta sus circunstancias individuales, sus costumbres y sus preferencias”.

 

Sanitas Residencial Valladolid se abrió en diciembre de 2007 con una capacidad de 212 plazas y cuenta ya con dos de estas unidades de convivencia, que dan cobertura a 30 personas. Está especializada en demencias y todo su personal recibe anualmente una formación continua y especializada, para prestar un servicio individualizado que atienda las necesidades de cada uno de los residentes.

 

Además de los centros de mayores de Mojados y Viana, el Gobierno autonómico pretende seguir extendiendo el modelo y la previsión es que próximamente se implante en cuatro centros más de la provincia: El Castillo, en Cabezón de Pisuerga; Villa del Tratado, en Tordesillas, y Cardenal Marcelo y Benito Menni, en Valladolid. En total, se crearán ocho unidades de convivencia para unas 15 personas cada una, con lo que se ofertarán unas 120 plazas.

 

En la presentación del programa ‘En mi casa’ y la visita a Sanitas Residencial Valladolid han participado la directora de la residencia, Paloma García-Marina; el director territorial de Sanitas Residencial, Javier Gabas; la gerente territorial de Servicios Sociales, María Ángeles Cantalapiedra, y los alcaldes de Mojados, Pedro Villarreal, y Viana de Cega, Alberto Jesús Collantes, además de responsables y técnicos de servicios sociales de la Junta, ayuntamientos y asociaciones de personas mayores de la provincia.

 

EN MI CASA

 

El programa ‘En mi casa’ fue auspiciado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades en 2012 y ya ha sido implementado con éxito en varios centros de la región. Su objetivo es hacer lo más fácil y cómodo posible el proceso de adaptación de los mayores a las residencias, adecuando estas a las condiciones que presenta un hogar convencional. Así, se deja a los usuarios libertad para decidir cuándo acostarse o levantarse, elegir la comida y el vestuario o realizar las actividades que deseen en cada momento.

 

También se permite a los usuarios llevar sus enseres personales y se reduce al máximo el cambio de personal, de manera que siempre son atendidos por los mismos profesionales y se crea así un clima de confianza y familiaridad. Los mayores siguen manteniendo el control de sus vidas al tiempo que disponen de los servicios y atenciones que por su edad empiezan a necesitar. Además, se les ofrece hacer uso de algunos de los servicios y seguir viviendo en casa o compartir su espacio y su tiempo con sus familiares.

 

Las unidades de convivencia son uno de los cuatro pilares en los que se sustenta el nuevo modelo ‘En mi casa’, junto al fomento de los servicios profesionales y a la implantación de centros multiservicios y de unidades de convalecencia sociosanitaria. En este momento, en Castilla y León funcionan ya 44 unidades de convivencia y se espera que a principios de 2015 estén funcionando, al menos, 100.

 

Para la implantación de este programa, la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta colabora facilitando formación sobre los fundamentos y la gestión del cambio y apoyando el despliegue de las diferentes fases del modelo. De este modo se consiguen unidades capaces de proporcionar varias modalidades de atención y apoyo a quienes hagan uso de ellas, de manera flexible y ajustada a sus circunstancias y entorno. Desde allí se prestan, a domicilio o en el propio centro, servicios como la promoción de la autonomía personal, lavandería, talleres de memoria, atención a necesidad urgente, comedor o gimnasia.