La reestructuración del Banco Popular afectará a un máximo de 240 trabajadores en Castilla y León

Oficina principal del Banco Popular en la Calle Santiago de Valladolid. JORGE IGLESIAS

Un 8% de las bajas que sufrirá la plantilla saldrá de los empleados de la Comunidad. Todavía no se conoce el número de oficinas que cerrarán sus puertas. 


 

La reestructuración anunciada por el Banco Popular afectará a un máximo de 240 trabajadores de Castilla y León. La Comunidad absorberá el 8% de las bajas, que la entidad ha fijado en una oscilación de 2.900 y 3.000 empleados. En función de la cifra definitiva serán entre 235 y 240 las personas incluidas en el ERE que perderán su puesto de trabajo.

 

Lo que aún no se conoce es el número de oficinas afectadas que deberán cerrar sus puertas. El Banco Popular ya ha anticipado que serán 300 en total, pero todavía no hay una asignación provincializada. En las próximas reuniones entre empresa y representación sindical, fijadas para el viernes 23 y el miércoles 28 de septiembre, se conocerán más detalles sobre esta profunda reestructuración anunciada por el Popular.

 

Los sindicatos sí anticipan que la mayoría de las bajas saldrán del cupo de trabajadores que superan los 59 años de edad, un total de 1.700 de los 12.910 empleados que componen la plantilla actual del Banco Popular. En los próximos días también se conocerán las condiciones de salida que oferta la entidad para la negociación sindical.

 

La plantilla más afectada por los despidos corresponde a la Comunidad de Madrid, que absorberá un 28% de los despidos. Le sigue Andalucía con un 16%; Galicia (15%); Cataluña (11%); Castilla y León (8%) y Valencia (6%). El resto de España sufrirá bajas entre un 1% y 3% hasta completar el 16% restante.  

Noticias relacionadas