La reducción de los gastos impropios de los ayuntamientos ahorrará 5.127 millones en 2015

La aplicación de esta profunda reforma del sector local española ahorrará 8.016 millones de euros de 2014 a 2019, periodo de implantación de las novedades previstas.

El Gobierno calcula que será en 2015 cuando se logre el grueso del ahorro que prevé lograr con la reforma de la administración local, en concreto, el 64 por ciento del total, 5.127 millones de euros mediante la eliminación de los llamados gastos impropios de los ayuntamientos, la reducción del sector público local y el traspaso de la gestión de servicios a las diputaciones.

 

Así figura en la memoria del impacto que tendrá la ley cuando entre en vigor y que acompaña en el proyecto enviado por el Gobierno al Congreso para su tramitación a partir de septiembre, al que tuvo acceso Europa Press. El Ejecutivo espera que la norma se apruebe este mismo año y entre en vigor en 2014.

 

Según los cálculos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la aplicación de esta profunda reforma del sector local española ahorrará 8.016 millones de euros de 2014 a 2019, periodo de implantación de las novedades previstas. El Ejecutivo insiste en que es un cálculo prudente, que aún podría verse incrementado, y que de hecho, en el año 2012 los municipios españoles ya ahorraron un 9,4 por ciento (4.319 millones) con respecto a 2011, según datos de todas las CCAA salvo Navarra, País Vasco, Ceuta y Melilla.

 

Esto es fruto, según Hacienda, de lo que llama "efecto anticipación" de la propuesta de reforma local en la que se empezó a trabajar en 2012. Y detalla que los gastos de personal se redujeron por ejemplo ya un 12,8%.

 

CASI LA MITAD, GASTOS IMPROPIOS

 

De los más de 8.000 millones que prevé de ahorro el Gobierno, casi la mitad se lograrán eliminando el gasto impropio, el que realizan los ayuntamientos en aquellas competencias que no son suyas pero que se han visto obligados a ejercer.

 

La previsión es que los ayuntamientos resuelvan este asunto en los tres primeros años de aplicación de la ley, de 2014 a 2016, con un ahorro total de 3.735 millones de euros. Además, la devolución a las Comunidades Autónomas de las competencias en educación, servicios sociales y sanidad permitirá a los municipios ahorrar 837 millones; la aplicación de esta novedad se prevé a más largo plazo, de 2015 a 2019.

 

Otra de las grandes novedades de la ley es que las diputaciones asumirán los servicios básicos de los municipios que no las presten con una determinada eficacia y que se incentiva además la fusión de ayuntamientos para lograr ahorros. Con este apartado se prevén ahorros de 1.962 hasta 2019 millones, la mayor parte, en 2015.

 

La reducción del sector público local también permitirá reducir el gasto en 1.400 millones de euros, aunque este ahorro se llevará a cabo con más rapidez al estar previsto que el redimensionamiento se produzca entre 2014 y 2015. Por último, otros 70 millones se ahorrarán reduciendo sueldos y eliminando asesores (ya en 2014) y 13,9 millones más, eliminando entidades locales menores (también en 2014).