Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La receta: Cómo hacer en casa huesos de santo y buñuelos

Buñuelos y huesos de santo, en pastelería pero también los puedes hacer en casa (Foto: Chema Díez)

Son los dulces tradicionales de Los Santos, con una base sencilla de elaborar y sabrosos. Los rellenos van al gusto, pero aquí nos quedamos con los originales. 

HUESOS DE SANTO

 

Ingredientes:

Para el mazapán:
200 grs. de azúcar
100 gramos agua
150 gramos de almendra molida

 

Para el dulce de yema:
100 grs. de azúcar
50 gramos de agua
4 yemas de huevo

 

Y ASÍ SE HACE

 

En primer lugar se hace el mazapán: Hacer en el fuego almíbar fuerte con el azúcar y agua. Añadir la almendra y revolver fuertemente hasta formar una pasta. Dejar enfriar mientras se confecciona el dulce de yema.

 

El dulce de yema: En el fuego hacer almíbar fuerte con el azúcar y agua. Batir las yemas solas y añadir a chorrito el almíbar mientras se revuelve. (Se puede hacer con la batidora). Echarlo de nuevo en la cazuela donde se ha hecho el almíbar y ponerlo al baño María, revolviendo hasta que espese mucho. Tener cuidado que no hierva, ya que se puede cortar la crema. Dejar enfriar.

 

Montaje de los huesos: Amasar el mazapán y estirarlo con el rollo de cocina, en una superficie espolvoreada con azúcar glas. Cortar tiras de 4 centímetros. Y luego éstas en cuadrados. Enrollar cada cuadrado en un palito de 1 centímetro de diámetro. Pegar la masa con los dedos para formar unos pequeños cilindros y pasarlas por azúcar glas. Sacar del palo, dejar secar y rellenar con el dulce de yema.

 

BUÑUELOS DE VIENTO

 

Ingredientes:

200 gramos de harina.
100 gramos de azúcar.
2 huevos.
25 gramos de mantequilla.
1/2 sobre de levadura.
Ralladura de 1 limón.
1 pizca de sal.
1/2 vasito de vino blanco.
Aceite de oliva.

 

Y ASÍ SE HACE

 

Mezclar en un recipiente hondo los huevos, el azúcar, la sal, la piel de limón rallada y la mantequilla.

 

Echar la levadura en la harina y mezclar bien. Añadir la harina con la levadura y el vino blanco a los ingredientes anteriores y mezclar todo enérgicamente. Debe quedar una masa bastante consistente, sin que gotee.

 

Calentar abundante aceite en una sartén honda e ir echando cucharaditas de masa(cuanto menos masa se eche más sencillo es que queden redonditos). 

 

Freír hasta que estén doraditos por todos los lados. Escurrirlos y rebozarlos en azúcar. Si estuviesen un poco aceitosos ponerlos encima de un papel absorbente. Una vez hechos el relleno va al gusto.