Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La puntualidad hedonista del alcalde Fernández Mañueco

Fernández Mañueco, en su discurso de la Feria del Libro

El alcalde de Salamanca fue puntual a su cita por un día e incluso cambió su agenda para poder acudir a oficiar una ceremonia. Hasta ahí, todo correcto, pero el tiempo de los periodistas también es oro. Todos los días...

El Rumorista no da más de sí con el alcalde Fernández Mañueco. Y es que, el primer edil las 'pone a huevo' por su manera de actuar en cada uno de sus actos, sin importarle lo más mínimo el tiempo de los demás que, al igual que el suyo, también es oro.

 

En su jornada electoral de este 9 de mayo, el actual alcalde y candidato al Ayuntamiento (a veces no se sabe en calidad de qué va a cada acto), además de reiterar su programa electoral de nuevo para darse autobombo, dio una muestra más de lo poco que le importa la gente y mucho menos los periodistas (o al menos, algunos).

 

Así, convocó a los medios a las 11.45 horas para presentar sus reiteradas medidas electorales y adelantó el 'paseíllo' por todos los puestos de la Feria del Libro, que siempre deja para después de la inauguración de la misma, sin aviso previo, al menos a este medio, porque debía acudir al Ayuntamiento a oficiar una ceremonia, algo de lo que está en su pleno derecho, y que es una de sus funciones como primer edil.

 

Pero no puede jugar con el tiempo de los demás; y es que, por primera vez en mucho tiempo, el alcalde y candidato llegó tres minutos antes de las 13.00 horas a la sede central de la Feria del Libro en la Plaza Mayor acompañado de la pregonera, Paloma Gómez Borrero, y su 'fiel concejal', Julio López Revuelta, para empezar a la hora fijada su discurso. Ojalá sea siempre así.

 

Pero no todo queda ahí... y es que, es habitual que el pregonero de la Feria del Libro atienda a los medios antes del inicio del acto, menos en esta ocasión, "porque el alcalde tiene prisa", dejando a los periodistas 'colgados' y sin importarle ni su vida, ni sus ocupaciones y, mucho menos, sin dar ni explicaciones ni pedir disculpas. Bueno, las aclaraciones llegaron, eso sí, cuando El Rumorista escribió esta TRIBUNA Indiscreta, que parece no haber sentado muy bien... Y es que, el alcalde no tenía que acudir a ningún acto privado y sí tenía que oficiar una ceremonia en el Ayuntamiento, explicación que se podía haber dado antes...

 

Esperemos que cuando los periodistas lo demanden también haya esa puntualidad que sí hay para otro tipo de actos.

 

Puntualidad hedonista, se llama...