La prueba de alcoholemia positiva de Presencio le podría suponer “prisión de tres a seis meses”

Jesús Presencio y Albert Rivera, en la visita del líder nacional a Valladolid antes de las municipales. TRIBUNA

El Código Penal, en su artículo 379.2, incluye esa posibilidad entre una multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad, además de la retirada del carnet de uno a cuatro años.

La situación es clara, al menos a ojos de la Policía Municipal que en la noche del sábado al domingo realizó el control de alcoholemia a Jesús Presencio y que tanta polémica está levantando. Según informa el atestado policial el ya ex portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid –aunque todavía concejal- dio un resultado de 0’8 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado, y además, siempre según el informe que hizo público El Norte de Castilla, Presencio tenía el “habla pastosa, los ojos rojos y desprendía un fuerte olor a alcohol”.

 

Y mucho se ha hablado de la renuncia del de Ciudadanos a la portavocía en el Consistorio, pero el supuesto culpable tendrá que someterse como uno más a las posibles consecuencias jurídicas, no solo políticas. Y es que el Código Penal es concluyente en ese sentido.

 

No hay más que echar un vistazo al punto 379.2 del nombrado Código, muy contundente con el castigo que podría llevarse el todavía concejal en lo que probablemente sea un juicio ‘exprés’, con lo que suelen solucionarse estas situaciones.

 

El epígrafe hace referencia a aquellas denuncias por conducción con una tasa superior a 0’6 miligramos de alcohol en sangre, lo que ya es considerado delito. “Prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años”. Claro y contundente.

 

De esta manera el de Ciudadanos, que supuestamente superó el límite permitido de manera flagrante, se expone a cualquiera de las nombradas sanciones, aunque lo que se da por hecho es la retirada del carnet de conducir ya que aunque él alega no haberse sentado en el asiento de piloto desde Medina de Rioseco, sino tan solo unos minutos para ir a por tabaco, el Código no contempla el tiempo al volante.

 

En todo caso todo el proceso podría retrasarse ligeramente ante la insistencia de Presencio de realizarse también las pruebas de sangre para verificar el grado de alcoholemia, y de hecho su partido se encuentra a la espera de más novedades judiciales para tomar una decisión definitiva ante una situación que ya es la polémica del verano en Valladolid. 

Noticias relacionadas