La proximidad a Rusia se lleva por delante al primer asesor de Trump

Dimite el asesor de Seguridad Nacional de Trump por sus conversaciones con Rusia: mantuvo contactos con el embajador ruso y no informó a Trump y Pence.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Michael Flynn, ha dimitido este martes después de que saliera a la luz que había mentido al vicepresidente, Mike Pence, y a otros altos cargos de la Casa Blanca acerca de una conversación que había mantenido con el embajador ruso. Flynn, que ha estado en el cargo menos de un mes, ha estado recientemente en el punto de mira desde que se conoció que había mantenido una serie de contactos con el embajador ruso en Estados Unidos, Sergei Kisliak, el día previo a que Washington impusiera, a finales de diciembre, una nueva ronda de sanciones contra Rusia.

 

Previamente, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, había indicado en un comunicado que Donald Trump estaba "evaluando la situación" y que se había reunido con Pence, quien aseguró públicamente que durante ese contacto no se había tratado el tema de las sanciones. No obstante, el mencionado diario publicó la semana pasada una información que apuntaba a que sí se había hablado acerca de las sanciones impuestas a Moscú, por lo que Pence decidió reunirse con Flynn.

 

Según 'The Washington Post', la exfiscal general en funciones de Estados Unidos Sally Yates -destituida por el propio presidente después de pedir al Departamento de Justicia que no acatara su orden ejecutiva sobre migración- había informado a la Casa Blanca de que Flynn habría mentido sobre a altos cargos del Gobierno -entre ellos a Pence- acerca de la naturaleza de la conversación, y advirtió de que el asesor era "potencialmente vulnerable" a chantaje por parte de Rusia.

 

En un comunicado difundido desde la Casa Blanca, Flynn ha explicado que "debido al ritmo acelerado de los acontecimientos", dio "de forma involuntaria" al vicepresidente y a otros altos cargos "información incompleta" acerca de las citadas llamadas telefónicas. El general Keith Kellogg sustituirá temporalmente a Flynn tras su dimisión como asesor de Seguridad. "Me he disculpado sinceramente tanto al presidente como al vicepresidente, quienes han aceptado mis disculpas", ha explicado.

 

"Durante mis más de 33 años de servicio militar y en el ejercicio de asesor de Seguridad Nacional, siempre he llevado a cabo mis tareas con la máxima integridad y honestidad para aquellos a los que he servido", ha añadido, antes de anunciar que ofrece su dimisión "honrado de haber servido al país y al pueblo de tan distinguida manera". Asimismo, ha agradecido a Trump por su "lealtad personal" y ha reiterado el honor que ha supuesto para él haber trabajado con el presidente, "que en sólo tres semanas ha reorientado la política exterior del país de un modo fundamental para restablecer la posición de liderazgo de Estados Unidos en el mundo".

 

Por último, Flynn se ha mostrado confiado de que el Gobierno de Estados Unidos, liderado por Trump y Pence, pasará a la historia como "una de las mejores presidencias" de la nación y de que el pueblo estará "bien gobernado" mientras trabajen juntos "para ayudar a hacer Estados Unidos grande de nuevo". A finales de diciembre, el Gobierno de Estados Unidos, aún en manos de Barack Obama, anunció la expulsión de 35 diplomáticos rusos, el cierre de dos complejos rusos y la ampliación de las sanciones contra individuos y entidades rusos, en respuesta a la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales para favorecer la victoria de Trump. Después de esto Spicer explicó que las llamadas mantenidas entre ambos tenían como único objetivo fijar una fecha para que Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, se comunicaran por teléfono una vez que el republicano accediera a la presidencia.