La procesión del Corpus Christi recupera la tradición de los altares por toda la ciudad

Domingo soleado para procesionar la imponente custodia de plata de Juan de Arfe, en una celebración que ha contado con 17 altares al aire libre repartidos por todo el recorrido procesional.

La celebración de la festividad del Corpus Christi en Valladolid será muy recordada. No solo por los centenares y centenares de files que participaron en la procesión, por lo soleado del domingo o por los numerosos niños que vestidos de Primera Comunión acompañaron a la custodia de Juan de Arfe. Y es que esta festividad recupero la tradición de montar altares por toda la ciudad como hace dos siglos.

 

Fueron las cofradías de Semana Santa las que instalaron estos altares al aire libre, frente a los que se detuvo esta auténtica joya gigantesca de orfebrería, fechada en el siglo XVI. La procesión, organizada por el Cabildo Catedralicio y la Adoración Nocturna, fue presidida por la Cofradía de la Santa Cena, quien desfiló su paso titular, recordando la institución de la eucaristía.

Fue en la plaza Mayor, donde el arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, donde impuso la bendición a todos los fieles participantes. Con las novedades incluidas en la celebración de este año, la diócesis pretende acercar y evangelizar precisamente en este Año de la Fe.