La Princesa de Asturias hace entrega de los Premios de Literatura Infantil y Juvenil de la Fundación SM

S.A.R. la Princesa de Asturias ha hecho este miércoles entrega del Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor a David Fernández Sifres (León, 1976) por el libro Luces en el canal y del Premio de Literatura Juvenil Gran Angular a la autora Verónica Murguía (México DF, 1960) por Loba, en una ceremonia celebrada hoy en la Real Casa de Correos con motivo de la trigésimo quinta edición de los Premios de la Fundación SM.



MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



Durante la entrega de los galardones, doña Letizia agradeció a la Fundación SM el "fomento del hábito lector en tantos miles de niños" y dio la enhorabuena a los ganadores: "Gracias por estas historias, bien escritas, llenas de magia y en las que nos asomamos a la realidad por ese juego de espejos que es la vida".

La Princesa de Asturias se refirió al Premio Barco de Vapor como una novela "brillantemente anclada en el realismo mágico, lleno de misterios y que abre los ojos a esa otra realidad que no todos pueden ver". En cuanto al Premio Gran Angular, afirmó que "es mucho más que un magnético cuento de princesas, dragones y caballeros; también es una historia de un amor imposible y la historia de la belleza que hay en la bondad".

En su intervención, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, destacó que los Premios SM "se han consagrado entre los más relevantes de la literatura", a lo que añadió la dificultad de escribir para niños y jóvenes ya que son "los lectores más exigentes porque leen por el simple placer de la lectura y no por acumular conocimientos".

Ignacio González subrayó la importancia de colecciones como El Barco de Vapor o Gran Angular ya que acercan la literatura "de forma adecuada" a la edad del joven lector. Para finalizar, citó a diversos autores consagrados que están haciendo incursiones en Literatura Infantil y Juvenil, consiguiendo el "renacimiento" de este género.

Por su parte, el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, quiso agradecer el estímulo educativo y cultural de la Fundación SM: "Gracias a su labor les debemos escritores ilustres en las estanterías como Jordi Sierra i Fabra y Laura Gallego". Además, Lasalle resaltó el papel de la lectura como "un instrumento fundamental para el crecimiento personal y fuente inagotable de placer y sensibilidad". Por último, el secretario de Estado de Cultura tuvo unas palabras de recuerdo para el escritor y filósofo José Luis Sampedro.

Por último, el presidente de SM, Javier Cortés, quiso destacar la importancia de la memoria para salvarnos del "presentismo" que nos invade, y en este sentido destacó que "los que hemos tenido el privilegio de vivir en entornos creativos sabemos bien que sin acceso a la memoria de la humanidad la persona está incapacitada para construirse a sí misma".

La gala, presentada por la periodista Ana Isabel Albares, acogió también la entrega del VIII Premio de Literatura Jordi Sierra i Fabra para Jóvenes de la Fundación Jordi Sierra i Fabra, en colaboración con SM, cuya ganadora fue la joven Andrea Abello Collado, por su obra Fundido a blanco.

PREMIOS EL BARCO DE VAPOR Y GRAN ANGULAR

El jurado del Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor decidió que el ganador de esta trigésimo quinta edición fuera el libro titulado Luces del canal, del autor leonés David Fernández Sifres, por ser "un relato tierno que nos cuenta cómo los niños saben mirar e ir más allá de los prejuicios, poniéndose en el lugar del otro. Escrito con un lenguaje directo, aunque hacia un realismo mágico al que no sabes cómo has llegado, tras disfrutar con una lectura que te ha hecho crecer como lector".

"Escribo porque disfruto, porque me gusta inventar. Porque cuando invento me siento absolutamente libre. Porque consigo vivir más allá de la pantalla del ordenador. Escribo porque me emociono, porque sonrío. Porque en ocasiones, consigo que quien lee lo que invento se emocione o sonría también", indicó el autor.

Al finalizar su discurso, Fernández Sifres invitó a los asistentes a "que abran el libro, abran Luces en el canal, déjense llevar, no se pongan trabas, sonrían, emociónense. De eso se trata".

Por su parte, el Premio Gran Angular fue concedido por el jurado a la novela Loba, de la autora mexicana Verónica Murguía, por tratarse de "una obra innovadora en el género fantástico, con gran belleza literaria, que recrea un mundo poderoso y original donde los personajes hacen un trayecto vital a través de temas universales".

En la entrega del Premio, Murguía agradeció al jurado su confianza e hizo mención al escritor mexicano Carlos Fuentes, quien "decía que todos los novelistas que escribimos en castellano somos de un país, un lugar más espiritual que físico, que se llama La Mancha.

La Mancha es una patria compleja: su lengua originaria es un producto alquímico milagroso: comenzó siendo un dialecto regional, como dice Antonio Alatorre, y se derramó por toda la península, esmaltado con brillos latinos y arábigos. Al español mexicano hay que sumarle, además, las palabras venerables de los idiomas originarios que los mexicanos usamos a diario". "Fue la generosidad del castellano lo que me trajo aquí, entre ustedes. Celebremos juntos nuestro idioma", concluyó la autora.

En esta edición se recibieron un total de 148 ejemplares candidatos al Premio El Barco de Vapor y 92 candidatos al Gran Angular.

El jurado del Premio El Barco de Vapor estuvo compuesto por Laura Gallego, escritora; Mercedes Hernández, jefe de compras de FNAC; Gemma Lluch, catedrática e investigadora; Lines Carretero, directora de Mercado General de SM; Elsa Aguiar, gerente de Literatura Infantil y Juvenil de SM, y Luis Fernando Crespo, vicepresidente de SM, actuando como secretario.