Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La prima de riesgo cierra por debajo de 270 puntos básicos, su nivel más bajo desde hace dos años

La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años en relación con sus homólogos alemanes se situaba al cierre de los mercados europeos por debajo de los 270 puntos básicos, su nivel más bajo desde agosto de 2011.


 

En concreto, el diferencial del bono español ha cerrado en los 269,2 puntos básicos, con una rentabilidad del 4,501%, en comparación con los 277,4 enteros en los que comenzó la jornada del martes.

 

De esta manera, la prima de riesgo de España registra su nivel más bajo a cierre de mercados desde el 12 de agosto de 2011, cuando concluyó en los 268,9 puntos básicos, aunque durante la sesión ha llegado a bajar hasta los 265 puntos básicos, su nivel más bajo desde julio de 2011.

 

El estratega de mercados de IG, Daniel Pingarón, destacó que aunque esta bajada de la prima es "positiva", debe ser "relativizada" por diversas razones. En concreto, incide en que estos mínimos no concuerdan con lo "verdaderamente importante, la rentabilidad del bono a 10 años", que se sitúa aún lejos de los mínimos que registró a comienzos de mayo, cuando llegó a situarse ligeramente por debajo del 4%.

 

Según explica Pingarron, a la reducción del diferencial de España ha contribuido más la subida de la rentabilidad de la deuda alemana que la bajada de la rentabilidad de la deuda española, dado el menor atractivo de los activos refugio.

 

Por otro lado, la prima de riesgo española sigue recortando distancias respecto a la de Italia, que pasó este martes desde los 245,8 puntos hasta los 241,7 enteros, su valor más bajo a cierre de mercados europeos desde julio de 2011. La rentabilidad del bono italiano se situaba en el 4,226%.

 

Sin embargo, Pingarrón añadió que el diferencial entre la rentabilidad de la deuda española y la italiana ha permanecido estable en el entorno de los 30 puntos.

 

Así, considera que la bajada de las últimas semanas tiene mucho más que ver con el tono general del mercado que con razones relativas a la economía española, pese a que estas existan y hayan podido tener algún efecto menor. Por ello, avisa de que, en la medida en que la situación actual es ajena en su mayor parte a los fundamentos de la economía española, un cambio en esta corriente no tendría por qué responder a motivos domésticos.

 

"Cuando en el mes de mayo, la rentabilidad de nuestro bono a 10 años chocó con la barrera del 4% y se dio la vuelta hasta niveles del 5%, no existieron tampoco razones propias generadas por nuestra economía", recordó.