La portavoz de Ciudadanos Valladolid da luz verde a la expulsión de Jesús Presencio

Jesús Presencio junto a su compañera de partido, Pilar Vicente, en el día que juraron su acta como concejales. A.MINGUEZA

El visto bueno de Pilar Vicente es necesario para que el todavía concejal del partido naranja pase a ser no adscrito.

Ya está, confirmado. Jesús Presencio pasará a ser un concejal no adscrito del Ayuntamiento de Valladolid, a la espera de si decide dejar el acta de concejal, que es a título propio, después de que este miércoles por la tarde su partido, Ciudadanos Valladolid, confirmara que la portavoz Pilar Vicente que dará su visto bueno "de manera inmediata" en la Secretaría General del Consistorio para que Presencio deje de ser parte del partido naranja.

 

“La portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid, Pilar Vicente, siguiendo la solicitud de los órganos internos de Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía, procede a solicitar la baja de Jesús Presencio como integrante del Grupo Municipal, pidiendo que éste pase a la categoría de concejal no adscrito con la consiguiente pérdida de derechos políticos y económicos”, ha explicado el partido político en un comunicado.

 

“La solicitud será entregada por Ciudadanos de manera inmediata en el Consistorio de Valladolid para que la documentación sea analizada por los órganos pertinentes del Ayuntamiento. Petición que se suma al escrito ya remitido en la mañana de ayer por los máximos órganos de Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía para reclamar la aplicación del Pacto contra el Transfuguismo y demás ley aplicable”, sigue el escrito.

 

De esta manera Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valladolid, ha asegurado que su labor es “dar cumplimiento a las indicaciones del partido”. “Pilar Vicente quiere recalcar que está centrada en la labor de servicio de los ciudadanos de Valladolid como concejal y Portavoz del Grupo, y al servicio del partido para implementar las medidas que se decidan en los órganos competentes”.

 

Pilar Vicente ha hecho ver que es “evidente” que “desearía que se cumpliese lo establecido en el compromiso ético que firmamos los candidatos” y que por tanto “otro compañero legitimado pudiese ocupar el acta de concejal en el Grupo Municipal de Ciudadanos tal y como manifestaron los votantes el 24 de Mayo”.

 

Por su parte el secretario general del Ayuntamiento de Valladolid, Valentín Merino, ha explicado este miércoles que debe ser Pilar Vicente quien debe manifestarse para que Presencio pase a ser concejal no adscrito. Según Merino, una vez se pronuncie la portavoz del Grupo, la resolución "sería cuestión de unos días", ya que debe estudiarse y tomar una resolución, al afectar a "los derechos de las personas" como representantes o pertenecientes al Pleno municipal.

 

SITUACIÓN DE PRESENCIO

 

El todavía concejal de Ciudadanos ha recalcado que la decisión sobre su futuro no depende de él mismo, sino que lo decidirán las personas que lo eligieron en la votación de primarias que se celebraron la pasada primavera. De hecho, ha aseverado que Ciudadanos cuenta con "más de 70 personas" afiliadas en Valladolid, lo que sumado a "simpatizantes y colaboradores", daría un censo de 150.

 

En el caso de que prosperase la petición de Ciudadanos y Jesús Presencio se mantenga en la Corporación como concejal no adscrito, el secretario general ha puntualizado que el Reglamento orgánico establece que sólo percibirá las compensaciones correspondientes por asistencia a los plenos, que suman 11.002 euros anuales.

 

Por otra parte, ha explicado que se señala que los integrantes de un grupo de concejales no adscritos sólo dispondrán de un espacio propio en el Ayuntamiento y de personal "siempre que constituyan un número mayor que el grupo que menos". En el caso de Presencio, al no sobrepasar el número del Grupo de Ciudadanos, que quedaría también con un sólo edil, no tendría derecho a estos medios.

Noticias relacionadas