Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Policía se persona en la empresa que difundió el vídeo de la Infanta

'Visita' el martes por la tarde y este miércoles para requerir quién fue concretamente el responsable de distribuir la grabación. 

Agentes de la Policía Nacional de Madrid acudieron durante la tarde de este martes y la mañana de este miércoles a la sede de la empresa que difundió el vídeo de la Infanta Cristina declarando ante el juez José Castro, según han informado fuentes de la investigación a Europa Press.

 

Los efectivos, que colaboran con la Jefatura Superior de Policía de Baleares en estas pesquisas, se personaron, por orden del Juzgado de Instrucción número 11 de Palma, en las dependencias de la empresa Wouzee, en la capital madrileña, a fin de requerir quién fue concretamente el responsable de distribuir la grabación.

 

 

En concreto, el requerimiento judicial pide a la empresa "los datos identificativos con relación al usuario 'infanta' que alojó el vídeo en fecha 10 de febrero de 2014, los datos técnicos en relación al archivo de vídeo alojado, la dirección IP, fecha, hora y huso horario desde el cual se alojó", así como el "archivo fuente del vídeo autorizado y cualquier otro dato de interés del que dispongan".

 

Según fuentes de la investigación, la Policía esperará ahora a que desde Wouzee, plataforma que permite compartir y publicar este tipo de grabaciones, respondan al requerimiento efectuado por los agentes dirigido a averiguar los pormenores de la difusión del vídeo, cómo se llevó a cabo y a cargo de quién.

 

Por el momento, sin embargo, no tienen previsto llevar a cabo ningún interrogatorio hasta no disponer de información más precisa al respecto, han abundado. Fue en la mañana de este martes cuando la Policía remitió al juzgado de guardia de Palma las investigaciones llevadas a cabo hasta entonces sobre el vídeo filmado dentro de la sala en la que declaraba la Infanta.

 

En concreto, es el Juzgado de Instrucción número 11, cuyo titular es el juez Manuel Penalva, el que se encontraba en funciones de guardia y el que, definitivamente, se hará cargo de las investigaciones. Las indagaciones, por tanto, en torno a lo sucedido durante la comparecencia de la hija del Rey don Juan Carlos ya se encuentran judicializadas y, a partir de ahí, podrán adoptarse las medidas oportunas sobre estos hechos.

 

La grabación se llevó a cabo a pesar de que el juez José Castro había prohibido expresamente que se introdujeran dispositivos de grabación dentro de la sala de vistas, con el objetivo de  asegurar que ninguna filmación se obtuviera "fuera de los cauces habilitados para ello".

  

Noticias relacionadas