La Policía Nacional ya tiene el informe del test de la verdad practicado a Carcaño

Miguel Carcaño (jersey a rayas), a su llegada al Hospital

El doctor José Ramón Valdizán ha entregado ya al Cuerpo Nacional de Policía el informe correspondiente a la prueba de 'Potencial Evocado Cognitivo P300' o 'test de la verdad' practicada a Miguel Carcaño.

Fuentes policiales han confirmado que el informe está ya en poder de los investigadores de la Policía Nacional. La prueba le fue practicada a Carcaño el pasado 6 de marzo en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza por el doctor Valdizán, después de que el Juzgado de Instrucción número cuatro de Sevilla, a través de un auto, aceptase la excarcelación del reo y su traslado a Zaragoza para dicha prueba.

El auto del juez Francisco de Asís Molina respondía a un oficio cursado el 19 de febrero por la Jefatura Superior del Cuerpo Nacional de Policía en Andalucía Occidental, solicitando la excarcelación de Miguel Carcaño "al objeto de serle aplicada la prueba clínica del 'Potencial Evocado Cognitivo', conocido como 'P300', a lo cual el citado ha prestado su consentimiento expreso", todo ello en el marco de la pieza separada correspondiente a la búsqueda del cadáver de la joven sevillana.

La prueba, a cargo del servicio de Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, "consiste en la búsqueda de información mediante la respuesta del cerebro a determinados estímulos". "Desde el punto de vista científico, (...) la actividad neuronal del sujeto ante los estímulos externos e internos puede ser registrada por medio de electrodos no invasivos e indoloros colocados sobre el cuero cabelludo para su posterior análisis con ayuda del instrumental neurofisiológico necesario", detalla el auto.

Entre "las modificaciones de la actividad eléctrica cerebral provocadas por estímulos internos, los 'potenciales evocados cognitivos', el más estudiado es el denominado 'P300', porque consiste en una onda positiva que se produce aproximadamente a los 300 milisegundos del inicio del estímulo", extremo que "no puede ser modificado por la voluntad del sujeto" y que "genera datos digitales que pueden ser valorados objetivamente y que dista mucho de lo que se ha venido en denominar 'máquina de la verdad'".

En este auto, el juez señala que la prueba "no atenta contra la dignidad personal" del penado y "nunca podría ser utilizada" contra el mismo al pesar ya sobre él una condena firme como autor del asesinato de Marta del Castillo. "La Policía Judicial pretende una actuación orientada a la localización del cuerpo de la víctima y el penado ha aceptado someterse a ella voluntariamente", expone el auto señalando que "el estudio no podrá tener finalidad distinta a la mencionada".

Dado el caso, el juez Francisco de Asís Molina autorizó la excarcelación de Carcaño y su traslado al Servicio de Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza para ser sometido a la citada prueba.

Noticias relacionadas