La Policía Municipal se suma a la DGT esta semana en el control de alcohol y drogas al volante

Control de alcoholemia

La Policía Municipal de Valladolid colaborará esta semana en la campaña de vigilancia de alcohol y drogas entre los conductores que pone en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) entre los días 1 y 7 de junio.

La Policía Municipal de Valladolid colaborará esta semana en la campaña de vigilancia de alcohol y drogas entre los conductores que pone en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) entre los días 1 y 7 de junio.

  

La campaña tiene como fin concienciar a los conductores sobre los efectivos negativos que la ingestión de alcohol o drogas provoca a la hora de conducir un vehículo, con especial importancia e incidencia en las zonas urbanas, donde estos consumos son más frecuentes por la existencia de multitud de locales de ocio, que actúan como reclamo para los conductores, sobre todo los más jóvenes, han informado a Europa Press fuentes policiales.

  

Por ello, a los habituales controles preventivos que realiza la Policía Municipal se sumarán controles por toda la ciudad las 24 horas del día de una forma discrecional mientras dure esta campaña.

  

Entre los objetivos está difundir entre todos los partícipes de la circulación urbana el peligro real que supone el consumo de alcohol o drogas durante la conducción para conseguir una mayor concienciación ciudadana. A este respecto, la Policía Municipal ha recordado que el peatón, como usuario más débil de la vía, necesita también estar también en pleno uso de sus facultades físicas y mentales para no correr y hacer correr a otros "riesgos innecesarios".

 

EFECTOS NEGATIVOS

  

Otra de las cuestiones que se pretenden es informar a todos los conductores sobre los efectos negativos que tiene la ingestión de alcohol o drogas, aunque sea en pequeñas cantidades, ya que provocan una disminución de sus habilidades para conducir como aumento del tiempo de reacción, graves problemas de percepción de las distancias, atención, control y coordinación, se subestima la velocidad y se sufren problemas de visión.

  

Por ello, se trata de mentalizar a todos los conductores sobre la especial gravedad de esta conducta que incide directamente en la siniestralidad vial, como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales, multplicando "por nueve" el riesgo de sufrir un accidente de circulación.

  

También se persigue mantener la alta rentabilidad mediática como medio de sensibilización "porque los ciudadanos realizan una interpretación extensiva de estas vigilancias especiales al cumplimiento de todas las normas de circulación", han apuntado las mismas fuentes.

  

La Policía Municipal ha recordado que, en definitiva, se trata de controlar la conducción con tasas de alcoholemia superiores a las legalmente establecidas o tras consumir drogas. A este respecto, ha recordado que el límite de alcohol para conductores en general es de 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado y de 0,5 gramos por litro de sangre, una cantidad que desciende a 0,15 y 0,3, respectivamente, entre los conductores profesionales y noveles.

Noticias relacionadas