La Policía Municipal de Valladolid denuncia por faltas leves a 35 autobuses de transporte escolar

La Policía Municipal de Valladolid denunció el pasado mes de mayo a 35 de los 38 autobuses inspeccionados durante la campaña especial de control del transporte escolar y de menores realizada en once colegios, según informaron fuentes de este Cuerpo.

   

Fruto de la citada campaña, se contabilizaron 78 infracciones, si bien el número actas y denuncias se elevó a 90, al ser obligatorio informar tanto a la Dirección General de Tráfico (39 denuncias) como a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente (51 actas), aunque en ningún caso fue necesario inmovilizar a vehículo alguno al no presentar anomalías graves.

 

Las infracciones detectadas más comunes se centraron en la falta de tarjeta de transporte escolar (19), carecer señal luminosa emergencia (10), fallos en apertura de puertas (6), irregularidades en martillos de emergencia (6), manipulaciones en tacógrafo (4), irregularidades en extintores (4), carecer de señal de transporte escolar (4), anomalías en limitador de velocidad (3) y lunas conductor deterioradas (3).

 

En el caso de las denuncias por irregularidades en los martillos de emergencia, éstas consisten en no presentar de una manera adecuada dichas herramientas, las cuales deben estar disponibles para fracturar las ventanas de emergencia en caso necesario. Las empresas suelen colocar con bridas de seguridad estos martillos para que nadie los sustraigan de su ubicación, algo que, sin embargo, impide su correcto uso.

 

En su análisis o balance de la campaña, la Policía Municipal concluye que la mayoría de las denuncias corresponden a no presentar la autorización para el servicio específico escolar, algo que suele ser un problema administrativo pero que no significa merma en la seguridad del transporte.

 

Entre otros aspectos a destacar, se encuentran irregularidades en los limitadores de velocidad, tacógrafos, martillos de emergencia, señales luminosas de emergencia... aunque también los agentes comprobaron que cuatro vehículos del total -ninguno carecía de ellos-presentaban algún extintor que incumplía la normativa.

 

Otro precepto a considerar son las anomalías en el mando central de seguridad (mando responsable de cortar el fluido eléctrico en caso de accidente al objeto de evitar incendios en el vehículo), cuestión detectada tan sólo en tres de los vehículos inspeccionados.

 

APERTURA DE PUERTAS EN CASO DE EMERGENCIA

 

Solo cabría destacar como un factor de inseguridad las infracciones en la apertura de las puertas en caso de emergencia, que supone un 6,6% del total de denuncias interpuestas y que son seis el número de vehículos detectados con esta deficiencia de los 38 inspeccionados. De esos seis, sólo se consideró necesario informar a Inspección de Transportes en el caso de tres de ellos.

 

Conforme a todos estos datos, la Policía Municipal concluye que el transporte escolar en Valladolid puede calificarse de seguro, sin que esto sea óbice para seguir insistiendo en este tipo de medidas de seguridad.