La policía de Valladolid detiene a la limpiadora de un súper que sustraía carteras de las taquillas


A la detenida se le acusa del robo cometido sobre cuatro trabajadores de los que obtuvo un botín global de 1.300 euros.
 

La Policía Nacional de Valladolid detuvo a la empleada del servicio de limpieza de un supermercado de Íscar dedicada al robo de carteras de las taquillas del establecimiento en el que trabajaba, según informaron fuentes policiales.

 

La presunta responsable, una mujer española de 44 años y sin antecedentes policiales a la que se imputan delitos de robo con fuerza en las cosas y estafa continuada, fue detenida este jueves por efectivos del Grupo de Investigación Tecnológica (GIT) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaria Provincial de Valladolid.

 

La investigación se inició a mediados del mes de octubre a partir de la interposición de una denuncia en la Comisaría de Delicias de Valladolid en la que la víctima denunciaba que le habían utilizado la numeración de su tarjeta bancaria para realizar cargos fraudulentos a través de Internet, cargos que en principio no le había dado importancia por su pequeña cuantía, pero que sumados a lo largo de unos tres meses suponían más de 350 euros.

 

La víctima trabajaba en un supermercado de la localidad de Íscar y como consecuencia de las pesquisas se pudo comprobar que había otras trabajadoras del supermercado que habían sido víctimas de hechos similares, habiendo interpuesto las correspondientes denuncias en el puesto de la Guardia Civil de la localidad.

 

MÁS VÍCTIMAS

 

Gracias a los órganos de coordinación policial del Ministerio del Interior y a la estrecha colaboración con la Guardia Civil de Íscar se recabó toda la información de interés para la investigación, pudiéndose comprobar que había otras dos trabajadoras del mismo establecimiento comercial a las que también les habían utilizado las numeraciones de sus tarjetas bancarias para realizar compras telefónicas o a través de Internet, habiendo así mismo alguna de ellas echado en falta dinero en efectivo.    

 

Los investigadores pudieron comprobar que las trabajadoras dejaban sus pertenecías, incluidas sus carteras, que contenían las tarjetas y dinero en efectivo, en taquillas que cerraban con llave, por lo que las investigaciones se centraron en alguna persona que pudiera tener acceso a las llaves de las taquillas y por consiguiente a las carteras y su contenido.

 

Tras rastrear los investigadores las operaciones realizadas con las tarjetas bancarias -numerosos pagos de recibos y compras de bienes y servicios realizados a través de Internet- se pudo comprobar que la autora de los hechos se trataba de una mujer que realizaba tareas de limpieza en el referido centro comercial.

 

Por todo ello, se investigó si dicha persona al trabajar para una empresa externa realizaba tareas de limpieza en otros establecimientos, ante lo cual se pudo comprobar que, efectivamente, realizaba dichas funciones en otro establecimiento y que había un trabajador al que le habían utilizado de forma fraudulenta la numeración de su tarjeta bancaria para realizar pagos a través de Internet.

 

Finalmente, en el día de ayer jueves la policía detuvo a la presunta responsable de estos robos, que acabó reconociendo los hechos que se le imputaban en presencia del abogado que le asistía.

   A la detenida se le acusa del robo cometido sobre cuatro trabajadores de los que obtuvo un botín global de 1.300 euros.