La Plaza Mayor no podría acoger una hipotética celebración del ascenso del Real Valladolid

La Plaza Mayor de Valladolid acoge desde este domingo hasta el siguiente el World Pádel Tour. TRIBUNA

La céntrica plaza estará ocupada desde este domingo 14 de junio hasta el siguiente por el World Pádel Tour, donde están montándose las pistas y gradas del campeonato.

Pequeño –o gran- patinazo del anterior equipo de Gobierno del Ayuntamiento. La Plaza Mayor no podría acoger, al menos en primera instancia, la celebración de un hipotético ascenso del Real Valladolid que, de hacerse realidad, tomaría forma en la noche del sábado y presumiblemente llevaría a los jugadores al balcón del Consistorio el domingo. ¿Por qué?

 

Resulta que desde este martes la céntrica plaza vallisoletana ha empezado a cambiar de aspecto con todo el montaje de gradas y pistas del World Pádel Tour, que ce celebrará desde este domingo, 14 de junio, hasta el siguiente, 21 de junio. Si el Pucela pasara la primera ronda contra Las Palmas y consiguiera finalmente alzarse a la Liga de las estrellas, lo haría el domingo 21. La organización, desde luego, parece complicada.

 

Bien es sabido que la tradición dicta, al menos en los últimos ascensos, que tras el pertinente paso de la afición por la Fuente de Zorrilla, el equipo recorre al día siguiente la ciudad subido en el autobús turístico para darse un baño de masas, el cual siempre concluye en el balcón del Ayuntamiento, con palabras de entrenador y jugadores. Esta vez parece difícil que la afición pueda congregarse en la Plaza Mayor para recibirles, visto el percal.

 

Quizá por que el anterior equipo de Gobierno –León de la Riva y Mercedes Cantalapiedra presentaron el World Pádel Tour el pasado mes de marzo- confiaba en el ascenso directo, quizá por simple falta de planificación, la cuestión es que Óscar Puente, alcalde de Valladolid desde el próximo sábado, deberá buscar una alternativa si realmente el Real Valladolid consigue regresar a Primera para la semana que viene. Y es que si el montaje tarda al menos tres días, parece improbable que se pueda desmontar todo en apenas 24 horas para el lunes.