La Plataforma para la retirada de nombres franquistas lamenta que sólo se hayan renombrado doce calles

Las labores de cambios de carteles de calles franquistas ya han comenzado. JUAN POSTIGO

La plataforma va a pedir la ejecución total de la sentencia por "no respetar siquiera" el informe del profesor Palomares, nombrado por el propio munícipe.

La Plataforma para la retirada de nombres y símbolos franquistas de Valladolid ha lamentado que en la capital sólo se hayan cambiado los nombres de doce calles y un puente tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que obligaba al Ayuntamiento a hacer un censo de símbolos y nombres franquistas que deban ser retirados.

  

"Desgraciadamente" el alcalde del Ayuntamiento de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, "sigue" sin retirar otros muchos nombres y símbolos franquistas, "tal y como le obliga la Ley", por lo que la plataforma va a pedir la ejecución total de la sentencia por "no respetar siquiera" el informe del profesor Palomares, nombrado por el propio munícipe.

  

Este colectivo, según informó a Europa Press, a raíz de la sentencia judicial, decidió pedir de nuevo una serie de entrevistas con diversas instituciones y organismos para conocer su posición de cara a la retirada de símbolos y nombres franquista que les corresponde en el ámbito de sus responsabilidades, tal y como también les obliga la Ley, "sin que hasta la fecha se ha recibido contestación alguna".

  

En este sentido, ha reconocido que tiene "especial" interés en la entrevista con el subdelegado del Gobierno, Antonio Martínez Bermejo, puesto que se ha hecho referencia a la posible retirada del monumento a Onésimo Redondo en el cerro de San Cristóbal, sin que se les haya informado al respecto.

  

Asimismo, la plataforma ha manifestado su "más rotunda" condena y repulsa ante los ataques que han recibido algunas organizaciones integradas en la misma, como las pintadas a la nueva sede de Izquierda Unida en Laguna de Duero o el ataque y destrucción del Monumento a las víctimas de la represión fascista en los montes Torozos.

  

"Creemos que no son ataques aislados y que pueden tener conexión entre ellos y la ultraderecha", concluye.