La plata en los Juegos Olímpicos vino con premio... ¡pedida de matrimonio en el podio!

La atleta china, He Zi, no olvidará jamás su paso por los Juegos Olímpicos de Río. No solo porque consiguió subir al podio y alzarse con una medalla de plata, también porque justo en ese momento vivió uno de los momentos más especiales de su vida.

Nada más recibir su medalla en la final de saltos de natación desde el trampolín de 3 metros, la atleta se encontró con una grata sorpresa. Una sorpresa también para todos los espectadores que se reunieron en el centro acuático Maria Lenk de  Río de Janeiro donde se celebraba la ceremonia de entrega.

 

Su novio, el también saltador Qin Kai, se acercó al podio donde le pidió matrimonio delante del público presente. Se arrodilló ante ella y le entregó el anillo de compromiso y una flor. Un momento muy especial en el que ninguno de los dos pudo contener las lágrimas y que seguro será recordado como uno de los más románticos de estos Juegos Olímpicos.

 

La joven, de 25 años, que hace cuatro años ganó el oro en esta misma prueba en Londres, escuchó atentamente el discurso de su novio. Finalmente, dijo totalmente emocionada que deseaba casarse con él y ambos se fundieron en un emotivo abrazo. Es la unión de dos campeones olímpicos, ya que Qin Kai, también se colgó una medalla en Río. Obtuvo el bronce en saltos sincronizados junto a Cao Yuan.

 

La pareja lleva saliendo  seis años y el atleta esperó un momento único e inolvidable para pedirle matrimonio a su novia. Más tarde, en la sale de prensa He Zi dijo que su futuro marido le había hecho muchas promesas en su emotivo discurso.