La Pilarica vuelve a echarse a la calle para denunciar su “aislamiento” por el cierre del paso a nivel

Cerca de cuatrocientas personas se manifestaron partiendo del recién clausurado paso a nivel. El barrio vallisoletano inició así sus fiestas pidiendo soluciones para el “encierro” que sufren.

Este viernes era un día particular en el vallisoletano barrio de La Pilarica. Por un lado, se veía alegría por el inicio de unas fiestas que comenzaron este mismo viernes y que durarán hasta el lunes, por otro, la seriedad se apreciaba en la cara de muchos ciudadanos. ¿Por qué? Pues porque era el momento de volver a protestar por el cierre del paso a nivel que ya lleva clausurado desde hace varias semanas, lo cual ha supuesto un problema de conexión con el centro de la ciudad.

 

“Aislamiento”, “encierro” y “cárcel” han sido las palabras que han usado en infinidad de veces los vecinos para definir su situación, que se ha visto en estas semanas de atrás acompañadas de otras protestas como la que tuvo lugar en la estación de tren de Valladolid el día de la inauguración de la Alta Velocidad entre León y Palencia. Pero volvamos a este viernes.

 

Y es que en torno a las siete de la tarde la Plaza de Rafael Cano, aquella que estaba unida con la calle de Puente La Reina por el nombrado paso a nivel, empezó a congregar a una multitud de gente dispuesta a protestar por lo suyo. ¿Quién es el malo de esta película? Se preguntaban muchos. Y es que allí había políticos del PP, PSOE, Valladolid Toma la Palabra, además de Ciudadanos y Sí se Puede que dieron el ‘visto malo’ al cierre del paso a nivel el pasado martes en el pleno municipal.

 

¿Pero si todos los partidos del Ayuntamiento se niegan... por qué la clausura del paso? Así lo ha establecido el Ministerio de Fomento, que lo consideraba uno de los más peligrosos de España –más con la entrada de la Alta Velocidad por ese tramo-. Y contra este centraron sus protestas los vecinos de Pilarica.

 

“¡Qué carajo, la vía por debajo!”, arrancaron desde la Plaza en referencia al tan ansiado soterramiento que supondría un soplo de aire fresco para el barrio. “¡Ven a mi barrio, a ver por dónde entras!”, siguieron en referencia al nombrado “aislamiento” que sufren. “¡Ni mi abuelo ni mi hermano pueden pasar por ese andamio!”, chillaban las cerca de cuatrocientas personas, en referencia al paso peatonal que se está haciendo por encima del paso a nivel, como alternativa al subterráneo que rechazan de manera frontal.

 

Así, la marcha comenzó por la calle Puente La Reina para llegar hasta Templarios, y después girar hacia el túnel de Vadillos. Dos enormes gigantes con las bufandas de ‘unidos por la lucha’ en un caso y ‘unidos por la fiesta’ en otro encabezaban la comitiva con una decena de niños sujetando una pancarta con la misma inscripción.

 

El sol comenzaba a caer en Valladolid, pero los gritos de guerra no cesaban. Y es el cierre del histórico paso a nivel ha supuesto mucho perjuicio para una zona de la ciudad que se siente ignorada, apartada. Ni siquiera el apoyo del nuevo alcalde, Óscar Puente –quien desfiló entre el mogollón- ha servido para que el Ministerio diera su brazo a torcer. El incansable paso por Gabriel y Galán venía a demostrar que el barrio “no se rinde”, otro de los cánticos más tarareados.

 

Así de nuevo hasta la Plaza de Rafael Cano. Allí se leyó el pregón de fiestas, por parte de la propia Asociación Vecinal, en el que se hacía una representación en la que se invitaba a “seguir soñando con una vía del ferrocarril soterrada” o a “seguir con la lucha”. Y es que el barrio de Pilarica continúa en pie de guerra.

Imagen de la protesta de los vecinos de Pilarica a su paso por el túnel de Vadillos. JUAN POSTIGO
Ver album