‘La piel translúcida’, un viaje en torno al arte y la cultura

La muestra, de sesenta piezas, reúne por primera vez la selección de obras de la Colección Iberdrola en un solo espacio único. La exposición, además, es de entrada libre.

La piel translúcida reúne por primera vez la selección de obras de la Colección Iberdrola en un solo espacio con el objetivo de compartir con el visitante una parte importante del patrimonio artístico español e internacional. Y es Valladolid la ciudad elegida para mostrar por primera vez 60 obras de este patrimonio artístico. En palabras de Javier González de Durana, comisario de la exposición, “lo que queríamos era mostrar los vínculos entre todas las piezas de esta colección, y de qué manera, siendo todas independientes, formen todas juntas un único relato en base a su proximidad formal y compositiva”.

 

“Con esta exposición queremos situar aun más a Valladolid como un referente artístico y cultural en España”, ha explicado el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva. “Queremos que tanto los ciudadanos de Valladolid como nuestros vecinos de Castilla y León se familiaricen con el arte plástico. Esta es la primera vez que la colección sale de Bilbao y es para venir a Valladolid. El Patio Herreriano es un museo de prestigio nacional”, ha concluido en su intervención el alcalde.

 

La piel translúcida, como explica Javier González de Durana, ”hace referencia a lo diáfano, a lo que deja ver. Pero a veces, vemos con más claridad y a veces vemos con menos claridad. Eso es lo que quería expresar con el título de la exposición. Hay algunos artistas que esconden de forma profunda el significado de su obra y hay otros que apenas lo disimulan”.

 

La mayor parte de la exposición consiste en pinturas y fotografías, es decir, telas o papeles impregnados o emulsionados con pigmentos que resultan en imágenes por cuyo valor duradero y trascendente son consideradas obras de arte. Algunas de las obras coleccionadas, además, hablan de la piel humana y de otras cortezas: en el caso de Francisco Iturrino, la de sus luminosas mujeres al sol; en el de Francesca Woodman, la del cuerpo que se vaporiza ante la piel de otra arquitectura; en el de Robert Mapplethorpe, la de las manos que hablan desde las huellas de sus vivencias; o en el de Prudencio Irazabal, entre otros, de las sedimentaciones de pigmentos sobre el lienzo para que transpiren color entre ellas.

 

La exposición, de entrada gratuita, estará abierta desde el 25 de octubre hasta el 11 de enero de 2015, en la salas 6 y 7.

Un recorrido por la exposición. ALBERTO MINGUEZA
Ver album