Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La permanencia, más cerca

Ebert celebra uno de los goles ante el Mallorca en el Zorrilla (Foto: Real Valladolid)

El Real Valladolid ha cerrado la primera vuelta de la Liga con sus deberes muy avanzados. El objetivo de la permanencia en Primera División está más cerca después de sumar 25 puntos y extender una sensación de fortaleza que le ha servido para ganarse una de las etiquetas como revelación de la competición en su condición de equipo recién ascendido.

El último triunfo del Real Valladolid en casa ante el Mallorca (3-1) ha servido para cerrar la primera vuelta con un balance alentador. Si habitualmente la permanencia en la Primera División de fútbol (Liga BBVA) se cifra en la franja de los 41-43 puntos, el equipo vallisoletano tiene más de la mitad de los deberes hechos. Además de los 25 puntos actuales y una posición acomodada en la mitad de la clasificación, las perspectivas son alentadoras a la vista del calendario que le espera en el estadio José Zorrilla, con rivales asequibles y la sensación de acariciar el gran objetivo de la temporada.

 

El Valladolid se ha asentado como un bloque con capacidad de respuesta. Es, con diferencia, el mejor de los tres equipos que ascendieron de la pasada campaña (subió junto Deportivo y Celta), y en ningún momento de la competición ha padecido atisbos de crisis de juego o resultados. El fruto de todo ello ha llevado al Valladolid a sumar esos 25 puntos que colocan el umbral de la salvación a cinco o seis victorias más. Por eso, la gestión del calendario en Zorrilla es su principal baza. Por el feudo vallisoletano pasarán Zaragoza, Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid, Málaga, Osasuna, Getafe, Sevilla, Deportivo y Celta. Muchos rivales de su particular liga, enemigos directos con los que el valor de los puntos se multiplica.

 

En esa gestión de su futuro en Primera División, al Real Valladolid le espera teóricamente el peor tramo de lo que resta de temporada en el mes de mayo. Para entonces se deberá medir a Real Madrid, Deportivo, Barcelona y Celta. Los dos grandes y sus compañeros de ascenso en un tramo al que suma, antes, dos salidas consecutivas a Vallecas y Cornellá. Haber llegado hasta allí con el botín de puntos engordado será esencial para afrontar el resto de competición con el colchón necesario que le evite sufrimientos inesperados.

 

El entrenador del Valladolid, Miroslav Djukic, también ha superado con nota su debut real en Primera (salvando la pequeña etapa en la que dirigió temporalmente al Hércules). Ha demostrado una capacidad innata para el manejo de las situaciones, propia de un profundo conocedor del fútbol y los códigos del vestuario. Su licenciatura como futbolista de elite le ha servido para matricularse en la nómina de técnicos con mayor futuro. Ha sabido adaptarse a las vicisitudes que se presentaban; rescató a los descartados Bueno y Manucho, y no le tembló el pulso para mandar al banquillo al portero Jaime y al delantero Javi Guerra, dos de los puntales del ascenso. Le dio la titularidad en la portería al venezolano Dani Hernández y, a partir de ahí asentó al equipo en torno a una alineación básica en la que destacan especialmente Óscar González y Patrick Ebert, los máximos goleadores (16 tantos entre ambos), dentro de un grupo con una buena solidez defensiva y un patrón de juego muy definido. Una fórmula perfecta para asentar las bases de la permanencia.

Noticias relacionadas