La patronal de Zamora no paga su parte del plan de viabilidad de Cecale y se expone a su expulsión

El presidente de Cecale confirma que es la única provincia que no ha abonado su parte y que se niega a hacerlo bajo ninguna condición. La directiva de la patronal regional tendrá que tratar la situación y podría barajar la salida de la patronal zamorana de la organización.

La patronal zamorana CEOE-Cepyme ha declinado abonar su parte del plan pactado para saldar las deudas de Cecale y se expone a su expulsión de la organización patronal de Castilla y León. Así se desprende de los hechos dados a conocer esta misma mañana por el presidente de Cecale, Santiago Aparicio, que ha confirmado que la patronal zamorana es la única que no ha pagado su parte del plan de viabilidad para estabilizar las cuentas de Cecale, y que es la única que se ha negado a pagar a pesar de que se le han planteado alternativas.

 

Según Santiago Aparicio, todas las provincias han abonado su parte; en el caso de Valladolid y Salamanca, han depositado ante notario un cheque por la cantidad pendiente para que se haga efectivo una vez Cecale haya logrado que todas las provincias hagan su pago. Sin embargo, esta situación parece bloqueada por la negativa de CEOE-Cepyme de Zamora a pagar la parte convenida, en el caso de la patronal zamorana, unos 138.000 euros, de los cuáles tiene pendientes de pagar unos 68.000 euros, según Aparicio.

 

Esta cantidad corresponde con el plan de viabilidad que, curiosamente, el presidente de CEOE-Cepyme, José María Esbec, insistió en su día se elaborara y que a punto estuvo de forzar la salida de Aparicio de la presidencia de Cecale. Las provinciales, que dan forma a Cecale, acordaron en su día sufragar de manera solidaria la importante deuda que arrastra Cecale y que afloró tras dejar la presidencia de la patronal regional Jesús Terciado. Se hizo en cálculo en función del peso de cada provincial en la regional y a Zamora le correspondió pagar esos 138.000 euros.

 

En la última reunión de la Junta Directiva de Cecale, celebrada en Zamora precisamente, José María Esbec reconoció que la patronal zamorana no podía hacer frente a esta cantidad y solicitó una alternativa a Aparicio. Sobre el papel, Esbec se ha mostrado siempre convencido de la necesidad de salvar Cecale de la quiebra y exigió un plan para hacerlo, lo que valió su voto en contra de del acuerdo de viabilidad en la penúltima asamblea, en noviembre. Sin embargo, no ha aceptado ninguna de las opciones que se le han dado. 

 

Según fuentes consultadas, se ofreció al presidente de CEOE-Cepyme de Zamora un aplazamiento en dos años para que fuera abonando su parte del 'rescate' de Cecale. La patronal zamorana, por su parte, ha esgrimido su imposibilidad de pagar ni siquiera con esta fórmula. Tampoco ha aceptado que se detraigan cantidades de las subvenciones que llegan a Cecale y que se reparten entre las provinciales.

 

Ante esta tesitura, la junta directiva de Cecale tendrá que decidir sobre esta cuestión, ya que Zamora rompe de este modo el acuerdo para asumir el coste de equilibrar las cuentas de la patronal regional, alcanzado por consenso de todos los presidentes de las provinciales. Según fuentes consultadas, CEOE-Cepyme se enfrenta a su posible expulsión de la organización, lo que complicaría mucho su viabilidad.

Noticias relacionadas