La patata, cultivo clave dentro del Programa de Desarrollo Rural 2014 - 2020

Castilla y León, con 20.000 hectáreas de superficie dedicada a la patata y una producción en torno al millón de toneladas, es líder nacional en superficie y producción de este cultivo.

 

 

FIGURA DE CALIDAD Y LEY AGRARIA

 

Desde la Consejería de Agricultura y Ganadería se está trabajando también en la creación de una figura de calidad para la ‘Patata de Castilla y León’. Para ello se han desarrollado distintos encuentros con la Asociación de Operadores en Origen de Patatas de Castilla y León (ASOPOCYL) que aglutina al 50 % del producto en fresco de patata de la Comunidad.

 

Tras las reuniones mantenidas, se ha optado por trabajar para conseguir una Marca Colectiva Comunitaria en cuyo reglamento de uso se está trabajando actualmente. Esta certificación permitiría tener una marca con protección internacional lo que permitiría comercializar la patata regional de calidad fuera de España.

 

Además la futura Ley Agraria de Castilla y León, actualmente en fase de tramitación parlamentaria, facilitará la constitución, a nivel autonómico, de una Organización Interprofesional del sector de la patata, que permitirá seguir estructurando este sector y podrá afrontar los problemas compartidos por todos los actores de la cadena de valor desde un único frente.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha anunciado que el cultivo de la patata tendrá un papel protagonista dentro del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 y que contará con un nuevo Plan Estratégico de la Patata tras el éxito del que se puso en marcha para el periodo comprendido entre los años 2010 y 2013.

 

El objetivo del nuevo plan será la profesionalización del sector, dando prioridad a los agricultores profesionales del cultivo y a los jóvenes de nueva incorporación. Estos anuncios han tenido lugar durante la clausura de la I Jornada de Proveedores del Grupo Ibersnacks.

 

La patata, dada su relevancia para Castilla y León, será uno de los sectores prioritarios junto con otras hortícolas, el ovino, el vacuno de leche, la remolacha, el vino, el sector del porcino ibérico y los herbáceos de alto valor añadido, dentro las líneas de acción del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, que actualmente se está redactando y que definirá las líneas de acción fundamentales en materia de política estructural agraria.

 

Castilla y León, con 20.000 hectáreas de superficie dedicada a la patata y una producción en torno al millón de toneladas, es líder nacional en superficie y producción de este cultivo, con el 28 % y el 40 %, respectivamente, del total nacional. Los rendimientos de este cultivo en la Comunidad se sitúan en 43 toneladas por hectárea, muy superiores a la media española, que se sitúa en 30,9 t/ha, y en torno a la media Europea.

 

Otro de los indicadores de la relevancia de este cultivo en Castilla y León es su importancia económica ya que en 2013 aportó a la producción vegetal 178,35 millones de euros. Una aportación un 23 % más que en 2012 debido a que los precios de este cultivo este año se han mantenido hasta octubre por encima de la campaña precedente.

 

Además de la importancia económica, también tiene una gran relevancia social, pues actualmente hay 3.395 productores en Castilla y León con una superficie de patata en su explotación mayor a 0,5 ha.

 

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL NUEVO PLAN?

 

Uno de los instrumentos de apoyo a este sector dentro del Programa de Desarrollo Rural será el próximo Plan Estratégico de la Patata de Castilla y León, actualmente en fase de redacción, y que supone la continuación del que se ha desarrollado en el periodo 2010-2013.

 

El objetivo del nuevo plan será la profesionalización del sector, dando prioridad a los agricultores profesionales del cultivo y a los jóvenes de nueva incorporación.

 

Los ejes prioritarios de actuación del nuevo plan serán los siguientes: formación, que contempla la transferencia de conocimientos y acciones de información y de asesoramiento al sector; estructuras productivas, donde se recoge el apoyo a las explotaciones, a las industrias y potenciar prácticas culturales ligadas con el medio ambiente y agricultura ecológica; comercialización: incluye el desarrollo de una Organización Interprofesional de Patata prevista en la futura Ley Agraria de Castilla y León y mecanismos de estabilización de ingresos en explotaciones; I+D+i: nuevas líneas de investigación del Itacyl en el cultivo de la patata.

 

PLAN ESTRATÉGICO 2010 - 2013

 

El futuro plan surge, como ha explicado Silvia Clemente, dada la relevancia del sector y ante los buenos resultados del ejecutado en el periodo 2010-2013. La Consejería de Agricultura y Ganadería puso en marcha ese primer plan, dotado con 61,2 millones de euros y con 41 medidas, con el objetivo de estructurar el sector de la patata en Castilla y León para dar estabilidad y mejorar la competitividad del mismo a corto y medio plazo.

 

Una vez finalizada su vigencia se han ejecutado 37 actividades, lo que representa un 90 % de todas las actividades propuestas. Entre las iniciativas que se han puesto en marcha destacan la creación de la Mesa Regional de la Patata de Castilla y León. Es el órgano de interlocución y diálogo entre todos los agentes implicados en la cadena de valor de este producto. Se han celebrado ocho reuniones desde su constitución en febrero de 2010.

 

Además, se han editado siete boletines informativos dirigidos a los 3.400 productores de patata de Castilla y León que permiten conocer la situación del sector y recomendaciones básicas para mejorar la competitividad de las explotaciones. En próximas fechas se publicará el octavo boletín informativo.

 

Otra de las actividades realizadas ha sido la mejora en las técnicas de producción. En abril de 2011 la Consejería de Agricultura y Ganadería firmó un acuerdo de colaboración con la empresa Fertiberia para la realización de proyectos en materia de investigación, innovación, experimentación y transferencia tecnológica en el ámbito de la fertilización agraria, con el fin de mejorar la competitividad del cultivo de la patata en la Comunidad a través de un abonado más racional. Los resultados de estos estudios son muy positivos pues elevan la productividad de los cultivos de patata y el resultado económico de estos.

 

Desde la Consejería Agricultura y Ganadería se han mejorado las estructuras y se han modernizado las explotaciones. Se han concedido, en los tres años de vigencia del plan, 25,8 millones de euros en ayudas a 628 explotaciones de patata para una inversión total de 37,7 millones de euros.

 

Dentro del plan estratégico ha habido ayudas a la inversión productiva en Industrias Agrarias. En este periodo se han concedido ayudas por valor de 7 millones de euros a 40 proyectos de inversión en instalaciones industriales, que emplean patatas como materia prima, para una inversión total de 29,3 millones de euros.

 

También se han fomentado las infraestructuras de almacenamiento. El apoyo a las explotaciones y a las empresas ha permitido la edificación de 18.810 m2 en infraestructuras de almacenamiento, lo que supone un aumento en la capacidad de almacenar patata en la Comunidad de 16.000 toneladas, un 6 % más de la previsión inicial del Plan.

 

El plan ha llevado a cabo un impulso a la contratación: se ha homologado el contrato para patata en fresco. En 2013 se han contratado bajo contrato homologado 71.684 toneladas, que supone en torno al 8 % de la producción regional de patata.

 

Se han realizado dos campañas de promoción para la patata de Castilla y León y para la patata amparada por la marca ‘Tierra de Sabor’, obteniendo incrementos de ventas superiores al 60 % sobre las ventas registradas en la misma época el año anterior.

 

Otra de las actividades puestas en marcha ha sido el desarrollo de proyectos de investigación en diversos ámbitos: desde la mejora de calidad de patata conservada hasta evaluar la aptitud culinaria de distintas variedades de patata sometidas a distintos procesos industriales, pasando por proyectos para aprovechamiento de subproductos.