La OSCyL vuelve al foso del Teatro Calderón de Valladolid con la 'Norma' de Bellini

Sergio Dominguez, Daniela Köler, Jordi Gimeno, Guerassim Voronkov, Mercedes Cantalapiedra, Massimo Giordano, Annalisa Stroppa y José María Vitteri. A.MINGUEZA

La Orquesta Sinfónica vuelve a la que durante ocho años fue su casa para ofrecer una tragedia en dos actos que, tras su paso por San Francisco y por el Liceo de Barcelona, llega los próximos 4, 6 y 8 de marzo al Calderón.

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) vuelve al foso del teatro Calderón, seis años después de su última actuación, para la interpretación de la 'Norma' de Bellini, que ha incorporado a Massimo Giordano y Daniella Köhler en su estancia en Valladolid.

 

De este modo, la OSCyL vuelve a la que durante ocho años fue su casa para afrontar la 'Norma' de Bellini, una tragedia en dos actos que, tras su paso por San Francisco y por el Liceo de Barcelona, llega los próximos 4, 6 y 8 de marzo al teatro Calderón bajo la batuta del maestro Guerassim Voronkov.

 

Las incorporaciones de Giordano como Pollione y de Köhler como Norma constituyen la diferencia sobre los montajes anteriores, según el director, quien ha señalado que esta 'Norma' está ya "madura" y que los nuevos solistas aportan su propia visión sobre la obra. "Siempre se crea otro ambiente", ha señalado el director antes de ensalzar la obra de Bellini, que se acompaña de un texto "excelente" de Felice Romani que ha erigido en "poesía muy pura y bonita".

 

Esta obra, que ha "triunfado" durante dos siglos, desde su estreno en diciembre de 1831, porque "llega al corazón del público", es un tipo de ópera "muy difícil", más que las de Strauss o Wagner, ya que tiene la encomienda de "crear amor", de ser bonita "desde la primera frase", misión que a su juicio está cumpliendo bien la OSCyL.

 

Al margen de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, con la que el teatro conversa ya para proyectos en la temporada 2015/2016, el protagonismo recae sobre Köhler, que encarna por primera vez a Norma, un personaje profundo, con relaciones complicadas y fuerte. "Es una gran mujer", confiesa antes de señalar que la preparación del papel ha sido un "largo camino" en el que conocer a las personas y sentimientos.

 

Por su parte, Giordano ha reconocido visualizar su personaje como el de Gladiator en un montaje en el que interpreta al gobernador romano Pollione, quien tiene dos hijos con Norma, una sacerdotisa de los druidas, aunque él se enamorará de Adalgisa, otra de las sacerdotisas druidas interpretada por Annalisa Stroppa, quien ha apunta al trabajo vocal como la principal dificultad de la obra de Bellini.

 

Con el conflicto con los conquistadores romanos como telón de fondo, Pollione tiene que ser sacrificado a los dioses en honor a la victoria, lo que generará una nueva situación para Norma.