La ORA podrá pagarse en Valladolid con el bonobús y este se recargará en los parquímetros

La ORA dará un vuelco total en Valladolid a partir de este verano. BORIS GARCÍA

La semana que viene saldrán los pliegos públicos para adjudicar el contrato de la ORA, de 45 millones y diez años, y se espera que para verano empiecen a introducirse estas medidas.

Es una situación que se da muy a menudo en la vida cotidiana, al menos en Valladolid. Usted llega a un parquímetro después de haber estacionado su coche en zona azul, saca unas monedas del bolsillo... y no le queda otra opción, al no tener suficiente ‘chatarra’, que pagar más de lo debido. Por no hablar del engorro que supone andar tirando de monedas. La cuestión es que esta situación tiene los días contados, toda vez que el contrato de la ORA en Valladolid, a día de hoy expirado, encontrará empresa adjudicataria en las próximas semanas. O eso se espera.

 

Todo arrancará dentro de unos días, cuando el Ayuntamiento saque los pliegos públicos para que las empresas que así lo deseen puedan optar a hacerse cargo del servicio. Las condiciones iniciales son de 45 millones de euros a pagar en diez años, un dinero que el Consistorio considera que merece la pena por un servicio que lleva de capa caída desde hace mucho tiempo.

 

Será entonces cuando las ruedecillas empiecen a girar. Son muchas las ideas que se tienen en mente para hacer el trámite más sencillo, menos molesto para el vallisoletano de a pie, lo cual supondrá la implantación de un buen puñado de novedades tecnológicas. Más de una “importante”, como asegura el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez.

 

“Se podrá usar la tarjeta de servicios municipales de Auvasa para pagar la ORA, para pagar el precio exacto, o que si pagas dos horas y al final usas menos, se te pueda devolver ese dinero”, arranca el encargado del área de Movilidad. Además, también habrá otros puntos destacados como que se pueda cargar las tarjetas del bonobús en estos expendedores de la ORA. Pero hay más.

 

“Luego hay otras cuestiones como la posibilidad de instalar paneles informativos en la ciudad con las plazas de aparcamiento subterráneo y otras plazas para derivar el tráfico hacia un lado u otro en función del aparcamiento. Serán mejoras importantes de las que se beneficiarán los ciudadanos”, sigue Vélez, quien condiciona todo al mencionado contrato de la ORA.

 

“Espero que en verano esté resuelta la adjudicación y se puedan empezar a implantar estas medidas poco a poco, viendo las posibilidades que existen”. Sin duda, una comodidad para los vallisoletanos que surgió a raíz del viaje que realizó Vélez a Bilbao hace ya unos meses, precisamente para estudiar unas ideas que llevan años implantadas en la ciudad vasca.

 

Otra de las consecuencias que traerá este contrato será la expansión de la ORA a ciertos lugares de la ciudad. Si bien se tiene pensado dónde se pretende pintar el suelo de azul, se trata de algo que habrá que estudiar. “Se trataría de un incremento de un 30% respecto a las plazas que existen actualmente [8.377 en toda la ciudad, que pasarían a ser casi 11.000]. Vamos a esperar a ver qué nos dice la nueva concesionaria”.

 

Y es que “cualquier cambio debe ser con diálogo con las asociaciones vecinales y de comerciantes, los sectores más implicados y afectados”, según Vélez. “Hay una zona que parece segura, entre la Plaza Circular y Vadillos, los vecinos lo reclaman para esas diez o doce calles”, concluye el concejal, quien también deja caer la posibilidad de llevar la zona ORA a la Avenida Segovia. “No descartamos nada, pero hay que valorarlo bien”.