Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La oposición pide la dimisión del regidor y León de la Riva advierte que solo se iría si se lo pide su grupo o su partido

PSOE e IU piden que abandone la Alcaldía por "dignidad y obligación" y el alcalde de Valladolid solo dimitiría si lo demanda "el presidente provincial, regional o nacional del PP" o su propio grupo "en bloque". El alcalde no se siente "desamparado" por Génova.

Partido Socialista e Izquierda Unida volvieron a pedir una vez más -aunque en esta ocasión durante la celebración de un pleno-  la dimisión del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, por “dignidad y obligación”, en referencia a las últimas sentencias judiciales. No obstante, el regidor ha sido rotundo y advertido que solo dimitiría si se lo pidiera el presidente provincial, regional o nacional de su partido o su propio grupo. Y en ese caso lo haría “en 24 horas”. Pero León de la Riva ha dicho que “precisamente” no se siente “desamparado” en Génova.

 

Así lo ha hecho saber en la rueda de prensa posterior al pleno correspondiente al mes de marzo. Una sesión sin demasiado interés informativo, donde el equipo de Gobierno ha rechazado varias propuestas de la oposición, hasta que se ha llegado al turno de interpelaciones y el tono del debate ha crecido, llegando a alcanzar momentos de tensión y crispación. Izquierda Unida y PSOE han pedido la dimisión del alcalde. En este caso no ha sido el regidor quien se ha defendido, sino que lo ha hecho en por boca de su portavoz Jesús Enríquez.

 

Izquierda Unida ha pedido a León de la Riva que abandone la Alcaldía y siga como concejal. Para Manuel Saravia las principales razones son: “las propias exigencias de su función, pues no se puede estar gobernando y pendiente de los juzgados; además de la dignidad institucional y personal”. El portavoz de IU ha llegado a comparar a León de la Riva con Berlusconi por su “relación directa entre el jefe y el pueblo y una forma de Gobierno autoritario”.

 

El presidente del grupo municipal socialista, Óscar Puente, ha dicho que el alcalde no puede “seguir impasible en su puesto” y debe dar “respuestas” a la ciudadanía con casos como el de Ebro, el edificio de Caja Duero, el Zambrana o el PGOU.  Puente dice que el “incumplimiento de la Ley” ha sido “continuado, atentando contra normas aprobadas por el propio Ayuntamiento u otros órganos, y que favorecen a intereses privados y, generalmente, a los más poderosos”.

 

Puente ha recordado a León de la Riva que no es “la víctima, sino el acusado” y le ha invitado retóricamente a que se preguntara “qué haría si estuviera en mi lugar”. El edil del PSOE, asimismo, ha dicho que un voto no es sinónimo de “cheque en blanco para incumplir reiteradamente la Ley”. Por último, para Óscar Puente pedir la dimisión del alcalde no es “agradable”, sino más bien una “obligación” y ha calificado la situación del regidor de “muy grave e insostenible”.

 

El alcalde solo hablaría en rueda de prensa para defenderse de estas acusaciones y dejando claro que no será “la última en que pidan mi dimisión”. En el pleno, quien ha hablado ha sido el portavoz popular Jesús Enríquez, quien ha defendido la actuación del alcalde y de todo el equipo de Gobierno diciendo que cada año “hay cientos de miles de actos administrativos” y que en 2013 “solo” se enfrentaron a 224 resoluciones judiciales, de las cuales “ganamos un 70 por ciento y solo se perdieron 68”.

 

Enríquez cree que hablar de temas judiciales quiere “tapar” el “buen funcionamiento del Ayuntamiento” que reduce la deuda y aumenta el superávit, algo que es lo que “realmente le importa al ciudadano. El portavoz del PP ha calificado de “murga” a la oposición y aprovechando la fecha dice que se han “disfrazado de inquisidores superiores” para “juzgar y condenar al alcalde antes de que se haya celebrado el juicio”.

 

También ha recriminado a Puente el que haya dicho que “un imputado es un presunto delincuente” llegando a pedir que por esta “salvajada jurídica” se le debiera inhabilitar en el ejercicio de su profesión como abogado.

 

El portavoz popular ha dejado más perlas, diciendo que IU y PSOE han intentado buscar “su particular Gamonal” en la polémica del ascensor de la catedral y ha calificado de “desobediencia obediente” la actitud por la que el alcalde se tendrá que sentar en el banquillo en el Caso de los Áticos del edificio Zorrilla.

 

La guinda al intenso debate, la ha puesto León de la Riva  con su rueda de prensa “antidemocrática”, en palabras del PSOE. El alcalde de la ciudad que no quiere oír ni hablar de dimisión a no ser que se lo pidiera cualquiera de los presidentes –provincial, regional y nacional- de su partido o su propio grupo municipal “en bloque”. Un extremo que, en cualquier caso, parece no va a suceder.

Noticias relacionadas