La operación policial del Camino Hornillos se salda con un detenido más por otro tiroteo en Salamanca

Raúl Jiménez ingresará en prisión una vez recuperado de sus heridas y será juzgado por un delito de tentativa de asesinato en concurso con atentado por su respuesta a la Guardia Civil

La operación policial desplegada ayer por la Guardia Civil en Valladolid se ha saldado con dos detenciones. Por un lado, Raúl Jiménez, de 30 años, implicado en el tiroteo de madrugada en el camino Hornillos con agentes del cuerpo especial de la Benemérita llegados de Madrid. Por otro, a primeras horas de la mañana, un joven llamado Paulino y que, según diferentes fuentes consultadas por TRIBUNA, está relacionado con el tiroteo que, el 2 de diciembre de 2012, dejó tetrapléjico a Héctor García en el concesionario Globalcar del Polígono de Los Villares. La tercera de las personas implicadas en la operación, la joven L.S.S., es la novia de Raúl Jiménez. Embarazada de cinco meses, trabaja como dependienta en una tienda de moda del centro comercial Vall Sur. Sufrió heridas leves en la muñeca durante el intercambio de disparos.

 

Raúl Jiménez ingresará en prisión una vez recuperado de las tres heridas sufridas en el tiroteo que mantuvo con la Guardia Civil. De momento permanece en el módulo penitenciario del Hospital Clínico Universitario. Por su respuesta a los agentes, esgrimiendo un arma, será juzgado de un delito de tentativa de asesinato en concurso con atentado. Esta causa se separará de la que tiene pendiente en Salamanca, objeto de su búsqueda, donde el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital salmantina le juzgará de tentativa de asesinato.

 

La operación estaba basada en resolver el tiroteo del mes de diciembre en Salamanca. Raúl Jiménez y Héctor García habían sido compañeros de celda y estaban ligados al clan de los García Carro. Raúl mantenía una deuda económica con Héctor que no podía afrontar por lo que éste decidió recurrir a la abuela de Raúl para intentar recuperar ese dinero. Para Raúl, sin padres, su abuela es prácticamente su único vínculo familiar y no soportó esa ingerencia de su amigo. De esta forma, se presentó a las 9.30 horas en este compraventa de vehículos y disparó a cara descubierta. Aunque en principio solo trascendió que no había testigos, sí hubo personas que presenciaron la escena. Raúl Jiménez llegó en moto pero alguien colaboró en su huída. Tras la operación de ayer también fue detenido un joven llamado Paulino (no se han conocido sus apellidos), implicado también en el tiroteo de Globalcar y al que igualmente se le va a juzgar en Salamanca por asesinato en grado de tentativa.

 

La Guardia Civil había iniciado el dispositivo de búsqueda de este delicuente desde hace varias semanas. Raúl Jiménez tiene varias causas pendientes con la justicia e incluso el pasado jueves debería haberse presentado a un juicio en Salamanca. Ha estado relacionado con más delitos en Villoria (Salamanca), atracos y una pelea en Gandía. En total puede tener acumuladas peticiones por encima de los 30 años de prisión que ha ido eludiendo mediante acuerdos con la justicia. En los últimos tiempos llevaba casi un año asentado en Valladolid, aunque el mes pasado regresó a Salamanca para tomarse venganza con Héctor.

Noticias relacionadas