La 'Operación Carreta' de tráfico de drogas en Valladolid se salda con los siete implicados absueltos

En 2011, a raíz de su detención, se anunció la desarticulación de uno de los grupos más importantes que operaban en la provincia. 

El Juzgado de lo Penal número 1 de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria para los siete implicados en la 'Operación Carreta' detenidos entre finales de 2010 y marzo de 2011 acusados de integrar, según se anunció entonces, uno de los más importantes grupos de distribución de drogas en el alfoz de Valladolid.

 

Pese a que finalmente el Ministerio Fiscal había acordado rebajar a año y medio la petición de condena para cada uno de los imputados, tras retirar la agravante de pertenencia a grupo organizado, la jueza ha  absuelto a todos ellos del delito contra la salud pública del que venían siendo acusados, si bien a uno de ellos, Enrique M.L. ('Kiriko'), le ha  impuesto un año cárcel por delito de atentado a la autoridad al considerar probado que empujó y tiró al suelo a un agente durante el registro en su domicilio, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Durante el juicio, los siete ocupantes del banquillo negaron categóricamente dedicarse al tráfico de estupefacientes y tan sólo algunos, entre ellos el vecino de Pedrajas Iván H.A. ('El Papilla'), y la vecina de Tudela de Duero Myrian G.M, ('Myrian'), reconocieron el autoconsumo de sustancias, el primero de marihuana, para lo que tenía cuatro macetas con plantas, y la segunda de unos porros.

 

Además, la mayoría aseguró no tener vinculación alguna entre ellos, salvo el propio Iván, alegó que era amigo de otro de los acusados, Javier T.M. ('Tori') y éste, a su vez, de Enrique M.L. ('Kiriko'), de ahí que, tal y como sostuvieron los tres, se hubieran desplazado varias veces hasta salamanca no para abastecerse de droga sino para comprar un Jeep Chorokee en el que esta interesado el primero de los procesados.

 

Las investigaciones se iniciaron en el verano de 2010 por parte de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid, al detectar al supuesto cabecilla de la organización en un punto de venta enfocado a la captación de consumo de jóvenes de diversas localidades, tras tener sospechas del tráfico de drogas en lugares de ocio de la capital y provincia.

 

La desarticulación culminó el 11 de marzo de 2011, cuando la Guardia Civil practicó cuatro registros judiciales, debidamente autorizados, en las localidades de la Pedraja de Portillo, Boecillo, Tudela de Duero y Aldeamayor de San Martín, en los que, según se anunció entonces, se intervinieron cantidades importantes de sustancias estupefacientes, dinero en metálico, armas y otros efectos.

 

REGISTROS

 

En concreto, se ocuparon 80.000 euros en metálico, en billetes de 500, 100, 50 y 20; 18 plantas de marihuana, cogollos, una picadora, un reflector, una lámpara, un humidificador y un ventilador para el tratamiento de las plantas de marihuana, cuatro teléfonos móviles, cuatro vehículos y un ordenador portátil.

 

Aunque en su momento se anunció la incautación de 270 gramos de cocaína elaborada, en realidad tan sólo se localizaron unos mínimos restos de dicha sustancia y poco más de 184 gramos de cannabis, junto con una escopeta de repetición, presumiblemente adquirida en el extranjero, sin documentación; 130 cartuchos, 1.850 gramos de sustancia no sujeta a fiscalización que entonces se consideró de 'corte' y dos básculas de precisión.

 

Según las investigaciones de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid (U.O.P.J), la operación, como así se anunció en su momento, había permitido desarticular uno de los grupos más importantes de tráfico de drogas que operaban en la provincia.