La OMM confirma que el 2014 fue el año más caluroso de la historia

 La Organización Meteorológica Mundial (OMM, por sus siglas en inglés) ha confirmado que 2014 ha sido el año más caluroso de la historia, en línea con los últimos registros, según ha indicado el secretario general de este organismo, Michel Jarraud.

"El análisis de los datos indica que 2014 fue el más cálido desde que hay registros, aunque con muy poca diferencia entre los tres años más calurosos", ha indicado Jarraud, que ha añadido que "catorce de los quince años más calurosos se han registrado en este siglo".

 

Además, ha alertado de que "el calentamiento global continuará, ante el aumento de los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera y el contenido de calor cada vez mayor de los océanos" por lo que ha augurado "un futuro más cálido".

 

Para llegar a esta conclusión, la OMM ha tenido en cuenta los datos obtenidos por el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica de Reino Unido y de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia, también en Reino Unido; la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de Estados Unidos (NOAA) y el Centro Nacional de Datos Climáticos; y el Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la NASA.

 

Los datos revelan que la diferencia de temperatura entre los años más cálidos era de varias centésimas de grado. Así, la temperatura media mundial del aire sobre la superficie terrestre y la del mar fue superior en 0,57°C durante 2014 a la media de 14°C del periodo de referencia 1961-1990. Además, según los cálculos de la OMM, las temperaturas de 2010 fueron superiores en 0,55°C a la media y en 2005 en 0,54°C, con un margen de incertidumbre de 0,10°C.

 

AUMENTA LA TEMPERATURA DEL MAR

 

En 2014, se registraron elevadas temperaturas a pesar de que realmente no se produjo un episodio de El Niño, según indica la OMM, un fenómeno que se produce cuando unas temperaturas de la superficie del mar superiores a la media en la parte oriental del Pacífico tropical se combinan con sistemas de presión atmosférica que se autorrefuerzan, lo que tiene un efecto general de calentamiento del clima.

 

La OMM también ha alertado de que las temperaturas mundiales de la superficie del mar alcanzaron "niveles sin precedentes" en 2014 dado que, cerca del 93% del exceso de energía atrapado en la atmósfera por los gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles y de otras actividades humanas acaba en los océanos.