La ocupación de hospitales en verano fue 75% pese al cierre de camas

Cama de hospital. Foto: Luana Fischer Ferreira-INTEF (Dicyt)

Sáez Aguado garantiza que no se han suspendido intervenciones y que se ha alcanzado un ahorro de en torno a "uno o dos" millones de euros. Concluye que con estos datos la medida fue "razonable". 

El consejero de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez Aguado, ha asegurado que la ocupación de los hospitales de Castilla y León durante el verano --junio, julio, agosto y septiembre-- fue del 75 por ciento pese al cierre de camas, lo que, a su juicio, demuestra que la "reserva" de 476 camas durante estos meses fue una medida "razonable".


Sáez Aguado ha garantizado que durante estos meses no se han suspendido intervenciones por elevado ocupación de las camas ni se han experimentado problemas en ningún centro de ingresos desde los respectivos servicios de urgencias, al tiempo que ha asegurado que con la medida se ha alcanzado un ahorro de en torno a "uno o dos" millones de euros.

En total, como ha detallado el consejero, durante los cuatro meses se han mantenido cerradas 476 camas hospitalarias y 1.523 han permanecido abiertas, de las que se han ocupado el 75 por ciento como consecuencia de la reducción las necesidades de hospitalización durante la época estival. Así, a día de hoy, todos los hospitales operan al cien por cien excepto los de Salamanca y León, que abrirán todas sus camas cuando lo precisen, y el de Zamora que lo hará esta semana.

No obstante, el consejero ha asegurado que si hubiera sido necesaria la apertura de camas se habría hecho en el momento que se hubiera requerido, como ha ocurrido en el hospital de Aranda de Duero, donde la apertura se ha llevado a efecto días antes de lo previsto.

Sáez Aguado ha destacado que las cifras demuestran que la medida ha sido "razonable", al tiempo que ha recordado que el cierre de camas se ha implantado en todas las autonomías, incluso en aquellas en la que la afluencia de gente puede ser mayor por tratarse de destinos vacacionales como Andalucía. "Si se hubieran mantenido todas abiertas el índice de ocupación habría sido del 68,8 por ciento", ha avanzado el consejero, quien ha advertido que en este caso cerca del 40 por ciento de las camas habrían permanecido abiertas sin uso.

El consejero de Sanidad ha insistido en la tendencia de evitar ingresos, "todo lo que puede hacerse sin ingresar supondrá un incremento de la eficiencia", ya que, como ha detallado, la mejora de los procesos ambulatorios y los avances en atención socio-sanitaria han supuesto "importantes" avances que han llevado consigo un descenso de las hospitalizaciones.

Así, según sus datos, en Castilla y León se realizaron el año pasado 200.928 sesiones en hospital de día, lo que sería igual a necesitar 550 camas si esos tratamientos se hubieran realizado en régimen de hospitalización. Asimismo, se llevaron a cabo 67.241 intervenciones quirúrgicas ambulatorias equivalentes a la necesidad de 736 camas si estas operaciones hubieron requerido hospitalización.

"La mejora en el funcionamiento de consultas ambulatorias, de consultas de alta resolución y de algunas otras iniciativas hacen que sean necesarias menos camas para atender a la misma población", ha aseverado.

POR HOSPITALES

Según los datos de Sanidad en el Complejo Hospitalario de Ávila la ocupación media ha sido del 75,50 por ciento con 42 camas cerradas; en el centro de Burgos se ha alcanzado el 74,10 por ciento con una media de 32 camas menos; en Miranda la ocupación ha sido del 66,21 por ciento con una media de 14 camas menos y en Aranda de Duero del 66,86 por ciento con 11 camas menos.

En el hospital de El Bierzo de León la ocupación fue del 75,45 por ciento con 23 camas menos; en León del 78,53 por ciento y 51 camas menos; en Palencia la ocupación alcanzó el 72,86 por ciento y 45 camas menos y en Salamanca el 74,12 por ciento con 57 menos. Asimismo, en Segovia la ocupación alcanzó el 71,38 por ciento sin cierre de camas y en Soria la ocupación fue del 68,15 por ciento con 30 camas menos.

En el Río Hortega de Valladolid la ocupación fue del 75,54 por ciento con 65 camas menos, en el Clínico Universitario fue del 71,58 por ciento con 75 camas cerradas, mientras que en Medina del Campo la ocupación fue del 77,56 por ciento con todas las camas funcionando. Por último, en Zamora la ocupación llegó al 78,30 por ciento con 75 camas menos.

Para Sáez Aguado con esta medida se constata la necesidad de menos camas en verano y no constituye "un nuevo recorte" en la Sanidad pública, ya que ahora funcionarán todas las camas ante el incremento de ingresos en invierno como consecuencia del agravamiento de diversos procesos respiratorios.