La obligatoriedad del casco complica la vida a los sistemas públicos de alquiler

Un sistema público de préstamo de bicicletas.

El Congreso aprueba una enmienda a la futura ley de tráfico para rebajar de 18 a 16 la edad para llevar casco en ciudad. Los sistemas de Zamora y Salamanca permiten acceder a usuarios desde los 14 años y Valladolid hace mención del uso del casco.

El Congreso aprobó a última hora de la tarde del miércoles uno de los aspectos más controvertidos de la futura ley de tráfico. Es la obligatoriedad de usar el casco en ciudad para los ciclistas menores de 16 años, una media que rebaja los 18 años inicialmente marcados, pero que va a complicar la vida a los ayuntamientos con sistemas públicos del alquiler de bicicletas. El problema es que, varias capitales, permiten el uso a partir de los 14 años, pero no establecen recomendaciones sobre el uso del casco ni si deberían proporcionarlo.

 

En el caso de Salamanca o Zamora, que en su normativa establecen que podrán usar estos servicios los mayores de 18 años y los menores de esa edad y mayores de 14 años, siempre que lo hagan con alguna autorización; en el caso de Zamora, se añade el requisito de que estos usuarios solo podrán hacer uso de las bicis si van acompañardos por tutores o mayores de edad que hicieron esa autorización. Además, la capital zamorana tiene algunas normas de circulación que limitan la circulación en bicicleta por horas y calles.

 

De este modo, la nueva regulación afecta directamente a estos sistemas porque en todos los casos es posible ser usuario con menos de 16 años, la edad fijada ahora como obligatoria para llevar el casco. Sin embargo, no todos contemplan en su reglamento el uso del casco. No hay referencia explícita en la normativa de Zamora te presta la bici y se pasa muy de puntillas por el respeto al código de circulación, un punto que habría que corregir.

 

En el caso de SalENBici de Salamanca sí se cita el respeto a las normas del código de circulación para las bicis y se especifica que todo usuario estará obligado a usar el casco en todo momento; este punto facultaría para multar a los usuarios que no lo hagan, cuando los mayores de 16 años no van a estar obligados por ley a usarlo y los de ninguna edad lo han estado hasta ahora. Además, se añaden algunas recomendaciones de seguridad vial para casos de baja visibilidad o inclemencias climatológicas. Así que está regulado casi por exceso.

 

En cuanto a Valladolid, el sistema Vallabici se refiere directamente al código de circulación y plantea el uso del casco a los usuarios solo como una recomendación.

 

¿QUIÉN PROPORCIONA EL CASCO?

 

Con todo, el mayor problema que se presenta es la discusión sobre si los sistemas tienen que proporcionar el casco a sus abonados o si son los usuarios los que deben tenerlo. Cuando esta decisión asomó en el primer texto de la futura ley, asocaciones de usuarios y grupos políticos apuntaron que los sistemas públicos podrían verse afectados por la obligación de incluir el casco en el alquiler. Este medio solo pudo consultar entonces conlos responsables de Salamanca, que no se pronunciaron. La solución podría plantear problemas por cuestiones económicas, prácticas y de salubridad de los cascos que se facilitaran.

Noticias relacionadas