La nueva temporada de Top Chef se nutre de "sabor vallisoletano"

Javier García Peña. Foto: Antenta 3

Javier García Peña, vallisoletano de 34 años, es Chef y co-propietario del Gastro-Bar, La Candela. Se ha apuntado a Top Chef por casualidad y se lo plantea como una experiencia única.

La segunda edición de Top Chef, el concurso culinario de Antena 3, tiene sabor vallisoletano. Entre los doce participantes que han superado una dura selección entre miles de aspirantes está Javier García Peña, un cocinero de Valladolid y jugador de Rugby en sus ratos libres en el equipo de Arroyo de la Encomienda.

 

García Peña se apuntó casi por casualidad al concurso televisivo y sin apenas darse cuenta este lunes ya protagonizaba su primera experiencia, que era seguida por más de dos millones de espectadores que se engancharon al culinario reality.

 

El vallisoletano regenta su propio gastro bar, La Candela, junto a su familia, dedicada a la hostelería desde hace varias décadas. El chef comenzó su andadura en la Escuela de Hostelería de Castilla y León y pronto comenzó a trabajar en varios hoteles de las islas. Tiene experiencia internacional en países como Brasil, Filipinas o México donde ha trabajado en diferentes complejos turísticos, y en 2013 se lanzó a la aventura empresarial en su Valladolid natal.

 

En su presentación dejó claro que se considera un tipo extrovertido, tranquilo y organizado. Competitivo y temperamental asegura que sabe encajar las críticas y que es un todoterreno de los fogones. Siente admiración por Pedro Subijana, Quique Dacosta y José Andrés, aunque reconoce que ha recibido mucha influencia de Lorenzo González y Jesús Ramiro en Valladolid.