La nueva línea de AVE recorta tiempos entre Valladolid y Alicante con dos conexiones directas y cinco con transbordo

La apertura este martes de la nueva línea de alta velocidad entre Madrid y Alicante supondrá un recorte del tiempo de los recorridos entre Valladolid y la capital alicantina de hasta una hora, en dos frecuencias diarias de Alvia directo y con cinco posibilidades actualmente de realizar viajes con transbordo en Madrid (entre las estaciones de Chamartín y Atocha).

El primer AVE abierto para pasajeros entre la capital de España y Alicante ha salido de la estación Puerta de Atocha a las 7.25 horas, pero ya a las 9.30 horas existe una frecuencia que se puede enlazar con un Avant que parte todas las mañanas a las 7.45 de Valladolid, para lo que resulta necesario realizar un traslado en Cercanías (incluido en el precio del billete de Renfe) entre las estaciones de Chamartín y Atocha.

  

De esta manera, el tiempo de viaje total queda en cuatro horas y cinco minutos, 80 minutos menos que las cinco horas y veinte que solía emplear hasta ahora un Alvia directo entre Valladolid y Alicante.

  

Mientras tanto, las frecuencias denominadas por la operadora ferroviaria como 'pasantes', ya que recorren el túnel de Cercanías de Recoletos para evitar que los pasajeros tengan que hacer transbordo en Madrid, se quedan con un tiempo de viaje de en torno a cuatro horas y cuarenta minutos.

  

Así, al día se pueden tomar dos trenes Alvia directos entre Valladolid y Alicante -procedentes de Santander- a las 10.25 y 14.40 horas, que emplean cuatro horas y 41 minutos y cuatro horas y 52 minutos. Los sábados y domingos, saldrán de la estación de Campo Grande a las 12.35 y las 14.40 horas, con unos tiempos de viaje similares.

  

Mientras tanto, en el sentido inverso, se mantienen dos circulaciones diarias, que salen a las 11.00 y las 14.35 de la ciudad levantina y que emplean cuatro horas y cincuenta minutos y cuatro horas y cuarenta, respectivamente. Lo que también implica un ahorro de en torno a media hora.

  

Pero a ello se pueden sumar varias conexiones más diarias que, con un breve estudio a los horarios en la web de Renfe (www.renfe.es) se pueden adquirir billetes con distintas conexiones mediante transbordo en Madrid. A la opción del Avant de las 7.45 se añade otra lanzadera que parte de la estación Campo Grande a las 9.09 y que permite tomar el AVE Madrid-Alicante de las 10.45, con lo que se llegaría a la Costa Blanca a las 13.20 horas (cuatro horas y once minutos de viaje).

  

Por las tardes se puede combinar otras tres opciones. Se trata, en primer lugar, del AVE Valladolid-Madrid de las 15.00 horas para, desde Atocha, coger el tren de alta velocidad a Alicante con salida a las 16.25 y llegada a las 18.45 horas; también un Alvia que parte de la estación Campo Grande a las 17.25 y se puede conectar con el Madrid-Alicante de las 19.20, que finaliza su recorrido a las 21.40 horas.

  

Por último, el Alvia que sale de Valladolid a las 18.27 se puede combinar en un tiempo razonable con el nuevo AVE a Alicante de las 20.50, que llega a la estación Terminal de la ciudad levantina a las 23.25 horasEn cuanto a los precios, el Alvia directo entre Valladolid y Alicante oscila entre 77,70 y 120,40 (clase preferente) para billete sencillo y sin descuento alguno, pero esas cantidades se pueden reducir al adquirir ida y vuelta (rebaja del 20 por ciento en uno de los trayectos) y con la aplicación del modelo de descuentos Promo que lanzó la operadora en febrero y que incluye descuentos de entre el 30 y el 70 por ciento.

  

Cabe apuntar que todas las conexiones entre la capital vallisoletana y el sur y Levante español se verán mejorados en el momento en el que se ponga en funcionamiento el túnel de ancho internacional entre las estaciones de Chamartín y Atocha, que se llegó a anunciar para el año 2012, pero que aún se encuentra en fase de obras.

 

TÚNELES EN MADRID

  

Por ahora, los trenes 'pasantes' que utilizan el túnel de las Cercanías madrileñas deben variar de ancho internacional a ibérico en Chamartín para llevar a cabo la operación en inversa en Atocha, algo que no será necesario cuando funcione el futuro túnel, lo que aportará el ahorro de varios minutos más.

  

Los AVE Madrid-Alicante han entrado en funcionamiento tras su inauguración oficial de este lunes con 18 circulaciones diarias, más una frecuencia adicional de refuerzo de fin de semana. El viaje desde Madrid se realiza en dos horas y 20 minutos, lo que aporta una mejora de 50 minutos con respecto al mejor tiempo anterior.

  

El AVE conecta desde hoy Alicante y Madrid con paradas en Cuenca, Albacete y Villena y se presta con trenes Talgo S-112 y de la serie 100 de Alstom, que fueron los primeros que entraron en servicio en la línea Madrid-Sevilla en 1992 pero que fueron sometidos a una remodelación entre 2007 y 2009.

  

Estos trenes pueden alcanzar los 300 kilómetros por hora, pero en el tramo Albacete-Alicante, que es el de nuevo servicio, no supera por el momento los 200 por hora debido a que la vía se encuentra aún en fase de prácticas. El Ministerio de Fomento ha anunciado que a partir de enero de 2014 la línea funcionará con sus máximas prestaciones, por lo que el trayecto Madrid-Alicante se quedaría en dos horas y cinco minutos.

 

BILLETES A MITAD DE PRECIO

  

Los billetes del nuevo servicio se comercializan en clases turista, turista plus y preferente con un precio general de 64,9 euros, mientras que el Bono AVE de diez viajes dejará el precio de cada trayecto en 42,2 euros sin necesidad de anticipar la compra.

  

Como oferta promocional de lanzamiento, entre los días 18 y 25 de junio todos los billetes de clase turista se comercializan con un 50 por ciento de descuento, lo que deja el precio en 32,45 euros por trayecto. A partir de esa fecha se aplicarán los descuentos habituales de Renfe para AVE. Desde Valladolid, se debe sumar el precio de los Avant o los AVE.

  

Estos descuentos propician que, este martes, las primeras conexiones entre ambas ciudades hayan presentado un aspecto casi completo, sobre todo en el tramo Madrid-Albacete, en un viaje en el que los pasajeros se han visto acompañados de varios medios de comunicación que querían recoger las opiniones de estos primeros AVE tanto en el trayecto del tren como a su llegada a la remozada estación Terminal.