La nueva gama del Mazda 6 llegará en otoño

La berlina japonesa introduce una serie de mejoras en su equipamiento, interior y gama de motores, todo ello para dar un nuevo salto de calidad y, así, posicionarse en lo más alto de su segmento.

Uno de las principales mejoras es la incorporación del sistema G-Vectoring Control (GVC), una tecnología que ajusta el par del motor en respuesta al movimiento del volante. Con esta solución, se pretende obtener un coche más dinámico y preciso en los giros.

 

La gama de motores está formada por dos unidades de gasolina (2.0 l. SKYACTIV-G de 145 CV, disponible con transmisión manual, y el 2.5 l. SKYACTIV-G de 192 CV, con transmisión automática), y un motor diésel 2.2 l. SKYACTIV-D que se comercializa en dos versiones de 150 CV y 175 CV, disponibles en transmisión manual o automática.

 

El motor diésel plantea una serie de mejoras que mejoran su respuesta y reducen el nivel de ruidos. Para conseguirlo, equipa una nueva tecnología que mejora el control de la presión y afina la respuesta del acelerador. Para reducir el ruido procedente del motor, el nuevo Mazda6 adopta un elemento amortiguador para suprimir cualquier tipo de resonancia.

 

Para mejorar el confort acústico del habitáculo, se han mejorado las juntas de las puertas, se han reducido las tolerancias entre los paneles y se han añadido materiales aislantes en el carenado inferior, la consola trasera, los paneles del techo y las puertas. Los cristales laminados de las ventanillas delanteras también contribuyen a suprimir el ruido del viento.

 

La sensación de lujo del interior también ha ganado muchos enteros, gracias a la adopción de materiales de una calidad superior. Además, el diseño del volante es nuevo, la pantalla Head Up Display tiene ahora mayor resolución y gráficos a color, más legibles en toda clase de condiciones de luz, y se ha adoptado una nueva pantalla multifunción LCD TFT a color, de 4,6 pulgadas, con gráficos más avanzados.

 

El equipamiento también ha recibido mejoras, gracias a la incorporación del nuevo sistema de Reconocimiento de Señales de Tráfico (TSR), que identifica las señales de limitación de velocidad y las de “prohibido el paso”, y avisa al conductor cuando se sobrepasa algún límite. También destaca el Sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado (SCBS avanzado), que cambia el anterior láser de infrarrojo cercano por una cámara de visión delantera, que amplía el intervalo de velocidades en los que se detectan otros vehículos. Por último, la carrocería recibe un nuevo color, que la marca denomina 'Machine Grey'.