La nueva delegada del Gobierno hará del desempleo su "obsesión" y pide "diálogo y participación"

Maria José Salgueiro durante la toma de posesión de su nuevo cargo como Delegada del Gobierno. A.MINGUEZA
Ver album

María José Salgueiro dice, en su toma de posesión, que su gestión se basará en los principios de "eficacia y honradez".

La nueva delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salguerio, ha reclamado el "diálogo y la participación" de todos los estamentos de la sociedad para afrontar esta nueva responsabilidad al frente de la institución, al tiempo que ha garantizado que su gestión de la misma se basa en los principios de "eficacia y honradez".

  

En su discurso tras haber jurado el cargo en el Salón de Actos de la Delegación del Gobierno, María José Salguerio ha asegurado que trabajará para la mejora de la función pública al servicio del ciudadanos. "El servicio a los ciudadanos implica escucharles y estar atento a sus necesidades, pero también dialogar", ha aseverado.

  

"Ese compromiso con el servicio público debe materializar a través del ejercicio responsable, gestionando con eficacia y honradez los recursos que se ponen a nuestra disposición", ha destacado, tras lo que ha insistido en la importancia de trabajar para impulsar la coordinación con las administraciones autonómica y local con el fin de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

  

"Gracias al esfuerzo de todos hoy es posible afirmar que la durísima crisis económica por fin empieza a dar síntomas de recuperación", ha aseverado, tras lo que ha reconocido "el esfuerzo de todos los españoles que ha mostrado su capacidad de superación".

  

Salgueiro ha asegurado que desde su nueva responsabilidad una de su principal preocupación y "obsesión" será el desempleo. "Su futuro ha de ser nuestra principal ocupación del presente".

  

En su discurso la nueva Delegada del Gobierno no ha olvidado recordar la labor los cientos de voluntarios que trabajan en la Comunidad, al tiempo que ha apuntado como un "ejemplo" ante la sociedad el trabajo realizado por los hombres y mujeres de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

  

"Los más de 7.000 guardias civiles y los más de 3.000 policías nacionales destinados en Castilla y León son los responsables directos de que vivamos en una de las regiones más seguras no sólo de España, sino de toda Europa", ha manifestado, a lo que ha añadido que "Castilla y león puede sentirse orgullosa de tener unos pueblos y ciudades seguros".

   

Esta situación debe ser aprovechada, a juicio de Salguerio, para ataer no solo turismo, sino también inversiones capaces de generar "riqueza y empleo".

  

Las víctimas de violencia de género han tenido también un hueco en el discurso de la nueva Delegada, que ha defendido "la educación y la tolerancia cero" como "armas más potentes" contra todo tipo de violencia.

  

Salgueiro ha estado acompañada en su toma de posesión por el ministro de Justicia, Rafael Catalá; la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y la vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, además de otros consejeros del Gobierno regional y del expresidente de la Junta, Constantino Nalda.