La niebla puede dificultar la circulación en 32 tramos de cinco provincias

La niebla puede dificultar la visibilidad y por lo tanto la circulación en 32 tramos de carreteras de cinco provincias de Castilla y León, mientras que el hielo puede complicar el tráfico en otras dos vías en la provincia de Burgos, según la información de la Dirección General de Tráfico

En concreto, en la provincia de Ávila la niebla está presente en la A-6 a la altura de Orbita; en la CL-605 en Arévalo; en la CL-610 en Blasconuño de Matacabras; y en la A-50 en Crespos.

 

En León, este fenómeno meteorológico puede complicar la circulación en la A-6 a la altura de La Bañeza; la A-231 en Calzadilla de los Hermanillos y Viloria de la Jurisdicción; y la A-66 en Santovenia de la Valdocina, mientras que en Palencia hay niebla en la A-231 en Carrión de los Condes; la N-611 en Fuentes de Valdepero; la CL-613 en Grijota; la A-62 en Herrera de Valdecañas; la CL-619 en Magaz de Pisuerga; la A-610, A-65 y CL-615 en la capital; la N-610 y CL-612 en Villamartín de Campos; y la A-67 en Villamuriel de Cerrato.

 

En Valladolid, la circulación puede verse condicionada por la misma rezón en la A-6 a la altura de Medina del Campo y Villardefrades; la N-601 en Olmedo; la N-601, la A-60 y N-610 en la capital; y la N-601 en Villanubla.

 

Finalmente, la niebla afecta a otros siete tramos de Zamora, concretamente a la N-122 y A-11 en Morales de Toro; la A-52 en Rionegro del Puente; la N-631 en San Cebrián de Castro; la A-52 a la altura de Villabrazaro; la A-6 en Villalpando y la N-630 a su paso por la capital.

 

Por lo que se refiere al hielo, éste puede provocar dificultades en la provincia de Burgos en la N-234, a la altura de La Gallega, y la BU-P-1001, en el término municipal de Villagonzalo Pedernales.