La NASA dice que está más cerca que nunca de poner las botas sobre Marte

De la conquista de Marte con robots, a la conquista humana

La NASA está más cerca de poner las botas en Marte de lo que nunca ha estado antes, ha asegurado el administrador de la NASA, Charles Bolden.

 

Ex comandante del transbordador espacial, Bolden dijo que quería convertirse en la primera persona para explorar Marte cuando inició el entrenamiento de astronauta en el Centro Espacial Johnson de Houston en 1980.

 

En aquel entonces, una misión tripulada al Planeta Rojo se creía que quedaba a 30 años vista, dijo Bolden. Eso resultó ser una evaluación demasiado optimista, por supuesto. Pero el objetivo actual de conseguir astronautas en Marte en la década de 2030 de la NASA es eminentemente alcanzable, añadió.

 

"Hemos llegado más lejos en el camino de enviar seres humanos a Marte que en cualquier otro momento de la historia de la NASA", dijo Bolden durante un acto en la sede de la NASA en Washington, DC, para exponer los planes de viajes tripulados a Marte de la NASA. "Tenemos mucho trabajo que hacer para conseguir llevar seres humanos a Marte, pero vamos a llegar allí", dijo Bolden, informa Space.com.

 

Parte de este trabajo incluye el desarrollo de la cápsula Orion y el megacohete SLS que llevarán a los astronautas a destinos del espacio profundo. Orión y el SLS están programados para volar juntos por primera vez, en un vuelo de prueba sin tripulación, en 2018.

 

En su intervención en el mismo foro, Dava Newman, viceadministradora de la NASA, citó el hecho de que los astronautas recientemente cultivaron y comieron lechuga en la Estación Espacial Internacional, como parte de un experimento diseñado para entender mejor la producción de cultivos alimentarios fuera de la Tierra.

 

Además, dos miembros de la tripulación en el laboratorio orbital - el astronauta de la NASA Scott Kelly y el cosmonauta Mijail Kornienko - están a medio camino de una misión de un año de duración sin precedentes que está caracterizando los efectos psicológicos y fisiológicos de vuelos espaciales de larga duración. Este tipo de trabajo debe ayudar en la planificación de las misiones tripuladas al planeta rojo, que podrían prolongarse durante 500 días o más.

 

Newman también mencionó el experimento Marte MOXIE, uno de los siete instrumentos científicos que el próximo rover de Marte de la NASA llevará a hacia el planeta rojo cuando despegue en 2020.

 

MOXIE recilcará dióxido de carbono de la atmósfera marciana para convertirlo en oxígeno puro y monóxido de carbono, tecnología que demuestra que podría mantener colonos vivos en el planeta rojo, y ayudarles como combustible a despegar de la superficie cuando fuera el momento de volver a casa.

 

"Vamos a hacer oxígeno en otro planeta, la primera vez en la historia que se producirá oxígeno en otro planeta", dijo Newman. "Estos experimentos son reales, están aquí."