"La música está arrinconada pero es importante para el desarrollo del cerebro"

Los profesores Diego Mateo y Nikolay Vassilev destacan las virtudes del aprendizaje musical, un "lenguaje universal" que se queda sin espacio en los colegios, antes del inicio del curso en la Escuela Municipal de Valladolid.


 

El lunes 3 de octubre la Escuela Municipal de Música de Valladolid empezará sus clases, previsiblemente con cerca de 1.000 alumnos (a tenor de las matrículas del curso pasado y del ritmo del actual). Una enseñanza musical bien valorada por padres, madres y alumnos en un centro que abarca desde bebés hasta adultos, más aún cuando, tras la reforma de la Ley educativa del ministro Wert, la música en la educación secundaria ha quedado relegada a un segundo plano, una optativa que se imparte a decisión de los colegios y de los progenitores. 

 

Diego Mateo y Nikolay Vassilev son dos profesores de la Escuela Municipal que dedican sus esfuerzos a mostrar a los demás los beneficios del aprendizaje musical. "La música está arrinconada pero es súper importante para desarrollar la plasticidad del cerebro, y parece que mucha gente no la tiene en cuenta" se resigna Vassilev, quien completa su argumento al poner de manifiesto que "es un lenguaje universal, una manera de pensar diferente. A diario escuchamos música pero muchas veces no sabes lo que escuchas, si lo estudias puedes disfrutar más".

 

Una de las virtudes de la Escuela Municipal es que no hay límite de edad para sus alumnos, pueden ir tanto niños pequeños como jubilados. Pero, ¿quién es mejor alumno? "Los que más estudian. La edad no es importante, la cosa es que a los alumnos les guste y dediquen tiempo fuera de la Escuela" destaca Mateo, quien considera que entre los que se apuntan a las clases "hay de todo, hay quienes se lo toman como actividad extraescolar y otros que van muy en serio, que estudian y se les nota el progreso rápidamente".

 

Porque si algo parecen tener claro los profesores es que el músico nace, pero también se hace. "Es algo que hay que estimular, hay quien tiene la suerte de nacer con ello y otros que tienen que andar un camino más largo, pero se puede" analiza Mateo, a lo que Vassilev añade: "Es porque no se estimula lo suficiente en la sociedad, nos enseñan álgebra, que está muy bien, pero no nos enseñan música y tenemos que ir a buscarla fuera".

 

Y, para impartir esa enseñanza musical, en la Escuela Municipal buscan grupos pequeños y dinámicos, donde aprendizaje y diversión estén unidos. "Las iniciaciones, con menores de ocho años, son clases de entre tres y cinco alumnos por grupo" explica Mateo, "luego el instrumento es individual si eres mayor de ocho años y si eres menor, depende de si se toca violín, piano, guitarra, flauta..." completa Vassilev.