La música en vivo perdió 25 millones de euros entre septiembre y diciembre de 2012 por la subida del IVA

"Vamos a perder grandes artistas internacionales que no van a poder pasar por España", alertan los promotores


MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La música en directo perdió el pasado año 25 millones de euros de facturación neta desde la entrada en vigor del IVA al 21 por ciento en septiembre hasta el cierre de ejercicio en diciembre, según datos del IV Anuario de la Música en Vivo, que compara los 86,5 millones de euros de ese período en 2011 con los 61,5 millones de 2012.

La recaudación neta, por su parte, bajó un 11 por ciento de media el pasado año. Este descenso es del 28,92 por ciento en los primeros meses de aplicación del nuevo tipo de IVA, en un 2012 en el que los asociados de la APM, que suponen en torno al 85 por ciento de los promotores privados de conciertos en España, organizaron un total de 4.293 conciertos, frente a los 4.072 de 2011. Esto ha provocado que su facturación agregada a doce meses haya aumentado de 179,7 a 183,5 millones de euros a pesar de todo.

Estos datos han llevado al presidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM), Pascual Egea, a destacar en la rueda de prensa de presentación del Anuario que sin esa subida del IVA "la facturación neta de 2012 hubiera sido superior a la de 2011", al tiempo que ha denunciado que "un 20 por ciento de las empresas que se dedicaban a la música han cerrado", sencillamente porque "el margen ya no les daba".

En esta línea, Egea ha recordado que el sector musical se unió desde el primer momento con las asociaciones de cine, teatro y circo, para reunirse con los poderes públicos y representantes políticos, pero siempre han recibido buenas palabras y pocos hechos. "La subida del IVA al 21 por ciento para la cultura se hizo sin criterio, sin un análisis del sector, y no se dieron cuenta de que pueden hundir a una industria", ha argumentado.

"PERDEMOS COMPETITIVIDAD CON EUROPA"

También ha resaltado Egea que los promotores nunca optaron por repercutir la subida impositivo en los precios de las entradas, algo que les coloca en una "desventaja obvia respecto al resto de Europa", porque no pueden "competir en igualdad de condiciones" a la hora de realizar ofertas a los artistas.

"Hay muchos artistas extranjeros que piensan en venir y finalmente no lo hacen porque no salen los números. Cuando sacamos las cuentas no somos competitivos y por eso por ejemplo este año Bruce Springsteen sólo ha programado un concierto en España -el 26 de junio en el estadio El Molinón de Gijón-", ha explicado.

Precisamente por esto Egea ha avisado de que no esperan mejoras especialmente importantes de la situación durante 2013, y ha recalcado que se va a notar sobre todo en los artistas internacionales: "Vamos a perder a grandes artistas internacionales que no van a pasar por España, aunque me consta que los promotores están luchando".

Asimismo, Egea ha apuntado que actualmente "cuesta más vender entradas, algo que se nota más en recintos medianos y pequeños, por lo que sufren más los emergentes, aunque los grandes locales también tardan más en venderse". El vicepresidente de la APM, Xavi Manresa, ha puntualizado que parece que "Madrid y Barcelona se mantienen, pero a niveles de hace tres o cuatro años".

"En Madrid se venden más entradas que en Barcelona. La capital sigue manteniendo un ritmo aceptable, pero puede perder conciertos respecto a Barcelona por costes derivados de su situación geográfica más al sur de Europa", ha concretado Egea, antes de recalcar que "la gente tiene menos dinero y busca calidad, por lo que aquí ya no vale todo como hace tres años".

MADRID ARENA

Por otro lado, Egea ha explicado que después de los sucesos del Madrid Arena a los promotores les exigen en realidad "lo que ya cumplían". Así, se ha mostrado especialmente interesado en aclarar que aquello era "una fiesta en una macrodiscoteca" y no un concierto, al tiempo que ha lamentado que desde un primer momento se les "metiera a todos en el mismo saco".

A este respecto Manresa ha añadido que ahora los promotores tienen que hacer frente, además, a revisiones de aforos en Madrid, y por lo general han bajado las capacidades de los locales "entre un 10 y un 20 por ciento, algo que también se ha extendido a Barcelona".