La multa por fumar y drogarse al volante, de 500 a 1.000 euros

Las multas por conducir superando los límites permitidos de alcohol o haber consumido drogas podrían aumentar de los 500 euros actuales hasta los 1.000 euros si sale adelante el borrador de anteproyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial

Las mismas fuentes han explicad, a Europa Press, que la propuesta de aumentar las multas para los que se salten los límites de alcoholemia o consuman drogas está presente en una borrador "muy preliminar" de la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial que ha preparado el Ministerio de Interior y que será enviado ahora al resto de ministerios para que puedan aportar sus alegaciones antes de que el anteproyecto se envíe al Consejo de Ministros para iniciar su tramitación parlamentaria.

 

 De esta forma, la DGT aprovecha la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que la directora de Tráfico, María Seguí ya había anunciado en el Congreso de los Diputados, para elevar las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.

 

Actualmente, el artículo 65 de la Ley de Seguridad Vial tipifica como infracción muy grave la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las permitidas y, en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos. También se tipifica como infracción muy grave incumplir la obligación, que todos los conductores tienen, de someterse a las pruebas de detección alcohólica y de drogas.

 

Los límites actuales de consumo de alcohol están situados en 0'25 mg/l en aire espirado o 0'5 gr./l en sangre para los conductores normales; 0'15 mg/l en aire espirado o 0'3 gr./l en sangre para conductores profesionales; y 0'15 mg/ en aire espirado o 0'3 gr./l para conductores noveles.

 

Además, el sistema de Permiso por Puntos fija la pérdida de 6 puntos en función para tasas de más de 0,50 mg/l de aire espirado para conductores en general o más de 0,30 mg/l para conductores profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, y la pérdida de 4 puntos para tasas superiores a 0,25 hasta 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,15 hasta 0,30 mg/l). Mientras, los conductores que dan positivo al test de drogas pierden de su permiso de conducción 6 puntos.

 

La reforma de la Ley de Tráfico incluirá asimismo otros cambios necesarios para la aprobación más tarde de la reforma Reglamento General de Circulación del que se lleva tiempo hablando y que incluye cambios como el aumento del límite de velocidad en los tramos más seguros de autopistas y autovías a 130 km/h, la polémica reforma de la regulación de las bicicletas o la eliminación de excepciones del uso del cinturón de seguridad para ciclistas.

 

Asimismo, la reforma determinará la saliva como muestra biológica de detección de drogas, para dar cobertura legal a los controles de drogas que actualmente ya realizan los Guardias Civiles de Tráfico, según explicó la directora de Tráfico en el Congreso.