La morada eterna de Cervantes en Madrid; la terrenal, en Valladolid

En la ciudad del Pisuerga se ubica la única casa aún en pie de España donde habitó Cervantes, hoy reconvertida en Museo.

¿Serán los huesos de Cervantes los encontrados en el convento madrileño de las Trinitarias? Algunos investigadores tienen sus dudas. Lo que sí está claro que en Valladolid se conserva la única casa en pie en la que realmente habitó el manco de Lepanto. Una vivienda del siglo XVII, hoy reconvertida en museo y que puede visitarse en la calle Rastro, muy cerca de la calle Miguel Íscar.

 

Tribuna de Valladolid quiere ofrecer a sus lectores esta visita virtual para conocer la morada del insigne escritor, que ha sido amueblada según el gusto de la época. Cervantes vivía en esta casa en Valladolid cuando se publicó la primera edición de El Quijote. Una de las joyas del museo es la biblioteca cervantina, abierta al público en 1916, y que cuenta con ediciones duplicadas de la Biblioteca Nacional y una donación del marqués de la Vega Inclán que, preocupado por el patrimonio de la ciudad, evitó la ruina de la Casa.

 

En el patio interior podría originalmente ubicarse el espacio donde se encontraban las cocinas. Detenimiento merece el estrado, una habitación destinada a las mujeres (las hermanas del escritor) que desarrollaban las labores de costura o charlaban sentadas sobre almohadones o ruedos de esparto colocados sobre una tarima, una costumbre de origen musulmán que perduró en muchos lugares hasta el siglo XIX.

 

En uno de los aposentos se ha reconstruido el despacho de Miguel de Cervantes, donde bien pudiera escribir el prólogo y las poesías preliminares de su universal Quijote. Junto al escritorio, se abre un modesto habitáculo en forma de alcoba, que el matrimonio utilizaría como dormitorio. Una cama vestida con cielo y cortinas y una mesa baja ocupan el espacio. Una alcobilla, el comedor y la curiosa cocina completan las partes visitables de la vivienda cervantina.

 

Se tiene certeza de que el escritor habitó esta casa por el proceso judicial seguido contra él, a causa del desagradable incidente que ocasionó la muerte del caballero santiaguista D. Gaspar de Ezpeleta y por cuyo motivo el escritor estuvo preso en la cárcel de la ciudad, según relatan los historiadores.

Noticias relacionadas