La Milla San Pedro Regalado une a un centenar de atletas con y sin discapacidad en Valladolid

TRIBUNA

El corredor sordo Francisco Maderuelo vence en la prueba amadrinada por Mayte Martínez y el Club Solorunners Valladolid.

El triunfo estuvo en la meta, pero también en la forma de llegar a ella. La XXI Milla Regional San Pedro Regalado, que vivió su segunda edición con carácter inclusivo, unió a los atletas con discapacidad y sin ella. La prueba de la Federación Polideportiva de Discapacitados de Castilla y León (Fecledmi), que contó con el patrocinio de El Corte Inglés, se caracterizó este sábado por los mil y un gestos de compañerismo entre el casi centenar de participantes que tomó la salida en la Acera de Recoletos de Valladolid.

 

El atleta sordo Francisco Maderuelo fue el mejor en la Milla (1.609 metros), seguido de Guillermo Peralta (Asprosub Zamora), deportista con discapacidad intelectual, y de Miguel Romero, deportista normalizado del Club Solorunners Valladolid. El podio masculino fue el mejor ejemplo del carácter de una carrera que volvió a demostrar el gran nivel del atletismo adaptado en Castilla y León gracias al gran papel de Maderuelo (CD Fusión) o del zamorano Peralta, quien busca un billete para la selección regional.

 

Si la prueba masculina brilló por la variedad de categorías y de alternativas durante el trazado, la femenina fue un bonito duelo entre Mayte Martínez, madrina de la Milla, y Sara Valderas (Solorunners). Las dos atletas vallisoletanas lideraron la carrera hasta marcharse en solitario a falta de poco menos de dos vueltas al circuito empedrado de la capital vallisoletana. Las dos, tras dejar a Sandra Márquez, mejor atleta sorda española de todos los tiempos, enfilaron la meta para llegar juntas, aunque los jueces dieron el triunfo a Valderas, quien atraviesa un gran momento de forma.

 

Márquez, del Club Atletismo Villanubla, completó un podio de honor que también tuvo lugar para otras categorías. Así, la prueba para atletas con discapacidad intelectual la ganó Raquel Redondo, del CD San Cebrián de Palencia, en una carrera muy inteligente, con un ritmo constante que no pudieron seguir sus compañera Mónica Ortega y la segoviana Celia Mesonero.

 

La categoría para atletas con discapacidad física fue para la vallisoletana Ana Begoña Garrido, el CA Villanubla.

 

 

LA IRRUPCIÓN DE ABEL SEOANE

 

Una de las mejores noticias de la prueba de Fecledmi, que contó con la colaboración de la Fundación Municipal de Deportes, la Junta y Feaps Castilla y León, estuvo en la irrupción de Abel Seoane, del CD Asprona Valladolid.

 

El joven atleta local, de tan solo 14 años, fue capaz de imponerse en la carrera de 1.000 metros. Abel, con un futuro prometedor, completó el circuito de menos a más hasta sobrepasar a los hermanos Barca, del Ande Valladolid, y esprintar para llegar a la meta entre los aplausos del numeroso público que se congregó en Recoletos para homenajear a los atletas.

 

En el resto de pruebas, ordenadas por distancia y por el nivel de discapacidad intelectual, destacaron los triunfos de las palentinas Charo Ahedo, en los 1.000 metros; y de Carmen Zorita, en los 500 metros, ambas atletas del San Cebrián.

 

En los 500 metros, pero en la modalidad masculina, Ricardo Fernández (Ande Valladolid) levantó el telón de la Milla con potencia, y no tuvo rival, pese a los intentos de sus compañeros de club, que coparon los otros dos cajones del podio.

 

La XXI Milla San Pedro Regalado también estuvo marcada por la presencia de dos decenas de jóvenes atletas del Club Atletismo Valladolid y de la Escuela de Atletismo Mayte Martínez. Los más pequeños se involucraron y se impregnaron de los valores de la carrera con la meta más grande.