La mesa de la patata de Salamanca estalla: "La situación es crítica, esto no lo hemos vivido nunca"

La mesa de la patata, a la deriva (Foto: Chema Díez)

El presidente de la cooperativa de Aranpino pidió incluso dejar de cotizar "para no seguir denigrando al agruicultor".

 

 

RESTO DE MESAS

 

La mesa de ovino de la Lonja Provincial mantuvo los precios de la semana pasada, tanto los lechazos como los corderos.

 

Misma situación vivieron las mesas de vacuno de vida y de carne; en la primera, al no haberse celebrado el Mercado de Ganado con motivo de la celebración de la Exposición Internacional en el marco de Salamaq, optó por una repetición de los precios, igual que la carne pese a que la situación del sector no es la idónea.

 

En lo que se refiere a los cereales, estabilidad en todos los cultivos porque así lo indica el mercado, salvo en el garbanzo (-10 euros), y las dos lentejas (-25 euros). La paja también mantuvo su valor.

Segunda mesa de la patata en Salamanca y segundo análisis del caos por el que atraviesa un sector herido de muerte y que nunca en su historia "había vivido esta situación". Al menos eso es lo que indican los propios vocales de la mesa, que incluso llegaron a pedir que el tubérculo por excelencia se dejase sin cotizar.

 

El momento actual es tan crítico que la desesperación de agricultores y almacenistas es tal que el propio presidente de la cooperativa de Aranpino (una de las más representativas de Salamanca), prefirió no cotizar para "no seguir denigrando al agricultor más porque tiene bastante con lo que tiene".

 

"Antes nos costaba producir un kilo de patatas cinco pesetas y ahora son 17 pesetas; con los precios que hay, ¿qué hacemos? Por eso, pedimos a la consejería de Agricultura que ayude al sector con 100 millones de euros en cinco años más uno de carencia porque de lo contrario, no sé qué vamos a hacer", aseguró rotundo.

 

También indicó que ningún sector "tiene tantos problemas como éste y ya no sabemos qué hacer con la producción".

 

De hecho, el sector sabe que gran parte de la producción van a tener que dejarla en la tierra, tirarla o usarla para alimentar al ganado en el mejor de los casos, ya que los precios, pese a que se mantuvieron en la Lonja de Salamanca, no existen, se han caído.

 

Así las cosas, la variedad de jaerla se mantuvo en 40 euros por tonelada, al igual que la agria en 70 euros por tonelada. Por su parte, la red scarlet bajó cinco euros por tonelada su precios hasta los 35.

 

Además, el sindicato agrario Asaja Salamanca, volvió a reivindicar el consumo de la patata de castilla y León, igual que la semana pasada, con una cesta llena del tubérculo por excelencia y el mismo mensaje: "Justicia y respeto para la patata de Castilla y León. Consúmala. Gracias".

 

EL IBÉRICO, ESTABLE

 

Por otro lado, la mesa de ibérico vivió (una vez más) la misma polémica de siempre que no se va a reproducir porque sería reiterar en lo mismo. Por este mismo motivo, los industriales pidieron 0,02 euros de bajada y algunos ganaderos buscaron la compensación pidiendo 0,02 euros de subida, para una repetición final del presidente de la mesa que dejó de nueva lo indignación en los industriales.

 

Los lechones de gran partida bajaron 0,10 euros y los de recogida 0,05 euros con una repetición de los tostones.

 

Por último, en el blanco, sigue el desplome de los cerdos selecto, graso y normal y de las cerdas por el veto de Rusia, con una nueva bajada de 0,02 euros, con repetición 'a la baja' de lechones y tostones.

Documentos relacionados