La mesa de ibérico de Salamanca "pone a prueba" a la de Extremadura

Mesa de ibérico de la Lonja de Salamanca (Foto: Chema Díez)

Con un nuevo 'enfretamiento' en la fijación del precio entre ganaderos e industriales con la Lonja extremeña como telón de fondo, el presidente de la mesa optó por una bajada de 0,01 euros de los cochinos de cebo y cebo de campo para ver "qué hace Extremadura".

"Vamos a probar a Extremadura con mi decisión, a ver si hace lo que nosotros". Con estas palabras decidió el presidente de la mesa de ibérico, Eloy García, bajar 0,01 euros el precio de los cochinos de cebo y cebo de campo para iniciar una tendencia bajista en el sector que no dejó contento ni a ganaderos ni a industriales. Par variar, claro.

 

Así, los productores indicaron que el sector del ibérico se encuentra en una situación de estabilidad igual que en semanas pasadas porque el mercado acepta por el momento los animales que hay, algo que chocó de manera frontal con la opinión de los industriales.

 

Tal es así que estos mostraron una visión del sector completamente opuesta e indicaron que el precio se sitúa entre 0,15 y 0,20 euros por debajo de lo que marca la Lonja en la mayoría de las operaciones. Ante esta situación, el ganadero Celestino Martín, sacó a la luz algunas realidades del sector que no gustan a muchos: "Cuando hablamos de 0,10 y 0,20 euros menos... ¿os referís a los cochinos sin IVA y sin guías?", aseveró, dejando esta cuestión en el aire que nadie contestó.

 

Finalmente, los ganaderos demandaron una repetición de los cochinos, salvo José Luis González, que pidió una subida de 0,01 euros ante lo que esperaba que pidieran los industrailes. Y estos, claro está, demandaron una bajada de entre 0,01 y 0,05 euros porque "la bajada en el sector es clara y ya la feria de Sevilla había marcado un punto de inflexión".

 

Finalmente, el presidente de la mesa, con Extremadura como 'música' de fondo, indicó la frase escrita al principio: "Vamos a probar a Extremadura con mi decisión, a ver si hace lo que nosotros", pero que no dejó contenta a ninguna de las partes del sector.

 

Por su parte, lechones y marranos repitieron, igual que las reproductoras, con una bajada de un euro para los tostones.

 

Por otro lado, en el porcino blanco, tendencia a la baja por el descenso pronunciado de los precios por parte de Alemania (-0,07 euros), que repercute en menos medida en España, con una bajada de 0,01 euros para los cerdos selecto, graso y normal, dos euros para los lechones y uno para los tostones, con una repetición para las cerdas.