La menorragia: síntomas y tratamiento

Menorragia (Foto: Europa Press)

El sangrado menstrual excesivo no tiene porqué ser de carácter maligno y afecta a entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres en edad reproductiva.

La menorragia es una alteración muy común que afecta a entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres en edad reproductiva y puede repercutir negativamente en su calidad de vida, ya que supone la causa más frecuente de anemia entre las mujeres occidentales.

 

Este trastorno se identifica con un sangrado menstrual excesivo, ya sea en cantidad o duración, o por la aparición de sangrados fuera de la regla. A pesar de las múltiples razones por las que se puede desarrollar este problema, en un 50 por ciento de los casos no se puede identificar una causa definida.

 

Aunque con alguna excepción esta patología puede supone el síntoma de un proceso maligno, "normalmente es de carácter benigno y se debe a alteraciones hormonales o por patología ginecológica, como miomas, pólipos endometriales o quistes ováricos", ha afirmado el coordinador del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, José María Fernández Moya.

 

En cuanto a los tratamiento disponibles se encuentran los fármacos con o sin aporte hormonal, como los antiinflamatorios, el ácido tranexámico, que favorece la coagulación y la disminución de sangrado, los tratamientos anticonceptivos, que son los más usados, los gestágenos, o el DIU de progesterona.

 

Por otro lado, también existe la posibilidad de realizar tratamientos quirúrgicos en los casos en los que se identifica una patología ginecológica susceptible de ser extirpada, como miomas o pólipos, o cuando los tratamientos médicos no sean efectivos o estén contraindicados. En estos casos, se realiza una histerectomía o una ablación endometrial, que consiste en la cauterización del lecho endometrial. 

Noticias relacionadas