La menor desaparecida en Valladolid contacta con su madre y una testigo la ubica en Santander

Estación de autobuses de Santander, donde una testigo afirma haber visto a la joven.

La joven Aroa Borja Reguera telefoneó a su madre sin especificar sus intenciones de regresar pero asegurando que se encontraba bien. 


 

Lejos de que la historia de Aroa Borja Reguera es complicada, lo más importante es saber que la joven desaparecida en Valladolid el pasado sábado 20 de agosto se encuentra bien. Su madre aseguró a este periódico que había recibido una llamada desde un teléfono oculto pero que era su hija. "Me dijo que estaba bien, que no me preocupase", asegura su madre sin conocer más detalles del paradero ni sus intenciones de regresar.

 

Sí se conoce que una mujer telefoneó a la madre de Aroa asegurándo que vio a la vallisoletana en la estación de autobuses de Santander, acompañada de otra joven. Todos los detalles coinciden y la madre de Aroa da credibilidad a la llamada porque sabe que su amiga, compañera en el Centro de Menores donde reside habitualmente Aroa, es de Santander. 

 

Esperanza, la madre de Aroa, ha recibido el apoyo de asociaciones de menores y de SOS Desaparecidos para intentar aportar algo de luz a un caso demasiado enredado. 

 

La joven Aroa, en la imagen difundida por su madre.

 

 

A pesar de estas informaciones, la madre de Aroa sigue intranquila a la espera de un desenlace positivo de este suceso sobre el que reside una historia compleja detrás que han terminado con la joven internada en un Centro de Menores. "Su evolución estaba siendo muy buena", asegura su madre. Esperanza es su nombre, y esperanza tiene la madre de Aroa en volver a ver a su hija en un entorno que beneficie su adaptación y recuperación. 

Noticias relacionadas