La mejora de las pensiones por viudedad son aplazadas una vez más

El Gobierno ha decidido volver a aplazar la mejora de las pensiones de viudedad que está prevista en la Ley 27/2011, la última reforma del sistema que se aprobó en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero, cuya implantación progresiva debía producirse en un plazo de ocho años a contar desde principios de 2012.

En el articulado del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015, que este martes ha entrado en el Congreso de los Diputados para su tramitación, se aplaza, sin que se especifique por cuánto tiempo, la aplicación de un precepto de la Ley 27/2011, que también fue pospuesto en las cuentas de 2013 y 2014.

 

Dicho articulado mandata al Gobierno para adoptar las medidas reglamentarias oportunas para elevar las pensiones de viudedad, aplicándoles de forma progresiva y homogénea a lo largo de ocho años un coeficiente del 60% en el caso de que el beneficiario tenga 65 años o más, no cobre otra pensión pública, no perciba ingresos por trabajar y no supere el límite de ingresos para ser beneficiario de la pensión mínima de viudedad.