La marea amarilla de la Comisión Pro-Instituto de la Cistérniga a ritmo de Flashmob

Varios niños de La Cistérniga en una de las protestas organizadas para la consecución del colegio. TRIBUNA

Se ha convocado este jueves a las 20.00 horas en la Plaza Mayor para seguir con las protestas para un nuevo instituto.

Desde las 20;00 horas de este jueves la Plaza Mayor de la Cistérniga albergará la última acción promovida por la Comisión pro-Instituto. En esta ocasión de trata de la novedosa iniciativa de un “flashmob” al que se han invitado a todos los vecinos para reivindicar la creación de un instituto al ritmo de una coreografía preparada para la ocasión.

 

En este acto, todos los participantes podrán lucir por primera vez las camisetas que durante las últimas semanas han estado vendiendo los miembros de la comisión con el objetivo de convertir sus demandas a partir de ahora en una gran marea amarilla visible más allá de los límites de esta localidad del alfoz vallisoletano.

 

Se trata de una reivindicación que hacen coincidir con la finalización del curso escolar y en el que se intentará mezclar el ambiente festivo con los niños y el ambiente reivindicativo, donde la comisión invitará a limonada a todos los participantes adultos y obsequiará con diversos obsequios a los niños, en colaboración con las distintas asociaciones del municipio que han sido pieza clave en la preparación del evento.

 

Esta jornada se enmarca pocos días después de las declaraciones vertidas por parte del señor Consejero de Educación, Don Juan José Mateos Otero, en las que comentaba que desde la Consejería, aunque hubiese disponibilidad económica, no se llevarán a cabo la construcción de más institutos en la comunidad, debido a la gran cantidad de plazas vacantes con las que se cuenta en la capital vallisoletana para el ciclo de educación secundaria obligatoria y bachillerato.

 

La Comisión Pro-Instituto a, pesar de ello, no quiere parar en sus reivindicaciones y va a "seguir trabajando con más fuerza", si cabe, en involucrar cada vez más a sus vecinos para que sean "conscientes de la falta de respeto y de sensibilidad que se está cometiendo por parte de la Junta de Castilla y León" con los niños de la localidad vallisoletana que todos los días han de desplazarse en diferentes autobuses hasta la capital para realizar sus estudios de Educación Secundaria Obligatoria y con todo el municipio que reclaman insistentemente una mejora en sus servicios básicos.