Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La marcha por la dignidad avanza por la provincia de Valladolid en su camino hacia Madrid para el 22-M

Una de las marchas de la dignidad que tuvieron lugar el 22 de marzo. TRIBUNA

Protestan contra los recortes del Gobierno y el día 22 de marzo llegarán a Madrid donde los organizadores de una gran manifestación esperan cerca de un millón de personas que quieren "tomar la calle".

La plataforma asturiana de la Marcha de la Dignidad avanza con paso firme por la oprovincia vallisoletana en su objetivo de alcanzar la capital española el 22 de marzo, donde se espera una gran manifestación. Durante este lunes, la plataforma Asturias en Marcha llegará hasta la localidad de Villanubla, donde harán noche, procedente de Medina de Rioseco

 

El próximo 22 de marzo tienen previsto confluir en la capital de España con otras columnas reivindicativas llegadas del resto del territorio español. Víctor Cueto, uno de los integrantes de la agrupación, está convencido de que ese día más de un millón de personas clamarán en las calles de Madrid contra los recortes del Gobierno Popular.

 

Cueto confirma que algunos ciudadanos se unen a su marcha. "En Valladolid se unirán ocho compañeros más". "Exigimos al Gobierno que dé marcha atrás en sus recortes, recupere el gasto social y reponga todos los servicios públicos cercenados", dice este parado, que hace algunos años regentaba una restaurante.

 

La acogida en Rioseco, como en el resto de municipios, ha sido muy buena. La comitiva, procedente de la cuenca minera asturiana, fue recibida a la entrada de la ciudad por dos gaiteros y la marcha avanzó por la calle San Juan y la Rúa Mayor hasta llegar a la plaza donde se leyó un comunicado.

 

Cueto cree que están ganando la batalla en la calle. "Los ciudadanos están hartos de esta situación y todos muestran su apoyo". Cree que la dignidad del ser humano está por encima de cualquier política y confía en que la marcha supondrá un antes y un después en el futuro de España.

 

El polideportivo riosecano sirvió de improvisado campamento. La columna, como así les gusta autodenominarse, "funciona a la perfección". Porque además de la protesta, cada uno asume sus responsabilidades en la labor "de organización, logística, intendencia", dice el responsable de la plataforma. "Aquí hay mucha convivencia y muchos sentimientos".

 

Sin ir más lejos, hasta la Ciudad de los Almirantes se ha trasladado un grupo asturiano quien ha agajasado a los andarines con una buena caldereta de cordero, paella, sidra y música de la tierra asturiana. "Ha sido emocionante", concluye Cueto. La meta, Madrid, está cerca y este lunes se acercarán un poco más, concretamente hasta Villanubla, donde fijarán el fin de la décima jornada del camino.

Noticias relacionadas